Foto: Vanguardia/Francisco Rodríguez
El lunes realizarán una jornada de seis horas, donde trabajará con grupos de primero y segundo de primaria, tercero y cuarto y quinto y sexto. Mañana martes tocará el turno de padres de hijos de nivel secundaria y el miércoles será con casos específicos

Padres de familia del colegio Cervantes, llegaron a la institución no para dejar a sus hijos, sino para atender el protocolo de contención emocional que ofrecerán autoridades de salud y el propio colegio, después de los hechos del viernes en que un alumno de 11 años mató a su maestra, hirió a cinco compañeros y un profesor, y después se quitó la vida.

“Entre sustos, desconcierto, algo que dices esto no pasa, lo veías de lejos y cuando lo ves de cerca es difícil de masticar”, platicó Rogelio, padre de familia que arribó a la institución a recibir la plática.

Eric Varela, subsecretario de Atención a Emergencias, informó que el trabajo es con el fin de orientar a los padres de familia para realizar filtros y determinar que la comunidad esté en buenas condiciones.

Foto: Vanguardia/Francisco Rodríguez

El lunes realizarán una jornada de seis horas, donde trabajará con grupos de primero y segundo de primaria, tercero y cuarto y quinto y sexto. Mañana martes tocará el turno de padres de hijos de nivel secundaria y el miércoles será con casos específicos.

Gerardo Cantú Garza, coordinador del equipo de intervención en Monterrey y psiquiatra especialista en intervención, mencionó que en su experiencia, el 70 por ciento de la población se recupera sin ayuda profesional y con el transcurso del tiempo, el resto sí necesita de apoyo psicológico, por lo que esa ayuda dependerá de detectar a la población de riesgo. “Es lo que nos interesa, darles una atención cercana”, comentó.

Añadió que en las reuniones se platicará con los padres de familia para explicarles lo que llevan a cabo, así como darles consejo para detectar situaciones de riesgo.