Marginación. A pesar de ser una de las colonias más antiguas de Saltillo, la modernización y el desarrollo no han llegado a este lugar donde predominan las calles sin pavimentar. HÉCTOR GARCÍA/OMAR SAUCEDO
Basura, graffiti, drogadicción y pandillerismo, son algunos de los problemas que ‘distinguen’ a esta colonia ubicada a pocas cuadras de la zona centro

La Bellavista figura entre las colonias más antiguas de Saltillo, y a pesar de formar parte de la historia de una de las “cinco mejores ciudades para vivir”, y ubicarse a pocas cuadras del Centro Histórico, carece de algunos servicios básicos y el respeto a derechos humanos por parte de las autoridades.

Sus habitantes han sido gente que fincó su casa hace décadas, que ha trabajado y contribuido a la economía local, así como hay vecinos que han llegado de otros lugares e hicieron de la capital coahuilense su hogar. Por eso se preguntan: si pagan servicios e impuestos, ¿por qué su colonia ha sido marginada y estigmatizada?

Alcoholismo. En la Bella abundan los expendios para venta de bebidas alcohólicas.

Hace 10 años el Gobierno de la Gente, encabezado por Humberto Moreira, construyó el Parque Lineal Bellavista-Ojo de Agua, un tramo de 1.5 kilómetros con 12 canchas deportivas, áreas verdes y bancas, como parte de un “cambio integral del entorno urbano”, como se presumió en su momento. Sin embargo, la infraestructura por sí misma no pudo (ni podrá) resolver la falta de agua en casas, el brote de aguas negras de alcantarillas y de inodoros en los domicilios, el robo y la inseguridad, el acceso a la justicia, la falta de centros de salud cercanos, los baches, la falta de pavimento en unos tramos, el narcomenudeo, la violencia intrafamiliar, las calles sin alumbrado, abandono de casas, terrenos baldíos, entre otros problemas que señalaron los vecinos.

Vigilancia. Luego del hallazgo de dos bebés, fue colocada una caseta policiaca.

Además el proyecto de la plaza pública careció de un acompañamiento con los habitantes de la colonia y durante todo este tiempo el municipio no ha fomentado el surgimiento de una organización de vecinos que participe en el plan de desarrollo de su comunidad, donde puedan exigir la respuesta a sus necesidades, y contribuir a la planificación de espacios comunes que se puedan aprovechar y cuidar, con lo que se vulnera el derecho a tener una ciudad habitable.

Las lideresas de un partido no son parte de una estructura comunitaria, sino clientelar. Y la entrega de despensas no son una política pública que resuelva las carencias alimentarias, nutricionales y sanitarias de una familia.

“Hay partes de la ciudad que son primero y luego otras. Y ese abandono se refleja sobre todo en las casas abandonadas. Hay terrenos que no se están aprovechando… Hay que reactivar a la comunidad”, señaló el doctor en Solución de Conflictos, Jorge Palmer, también profesor de la Universidad Carolina, especializado en Mediación Comunitaria y Gestión del Conflicto Urbano.

Basura. En el Parque Lineal de 1.5 kilómetros de extensión, no existe ni un solo bote de basura.

CARENCIAS EN ZONA TRADICIONAL

La colonia Bellavista se ubica en una zona donde se fundó la Villa de Santiago de Saltillo el 25 de julio de 1577 (de acuerdo con la fecha oficial). Actualmente este espacio está el sur de la ciudad, y se encuentra rodeado de otros barrios emblemáticos, como el Ojo de Agua y Santa Anita, que comparten tradición y necesidades urbanas, pues los vecinos señalaron que aunque los alcaldes (o candidatos) pisan la colonia, es muy raro que vuelvan o que den seguimiento a obras de limpieza y remodelación de infraestructura, inauguran, se toman la foto y se van.