La “casa burbuja” (bubble house) está situada en 79 Elanora Way, en Ipswich (Queensland, Australia) cerca de Brisbane, fue realizada por el renombrado arquitecto Graham Birchall está onformada por once burbujas que se entrecruzan en tres niveles y está considerada como una propiedad de élite única en el mundo.

La “casa burbuja” (bubble house) situada en 79 Elanora Way,  en Ipswich (Queensland, Australia) cerca de Brisbane, siempre llama la atención por su singular arquitectura, en la que predominan las formas convexas y cóncavas: desde la década de 1980, cuando fue construida, y últimamente en 2020, cuando cobró una renovada notoriedad mediática al ser puesta en venta.

Es una propiedad de élite única en nuestro planeta, con once domos, veinte habitaciones, 1,050 metros cuadrados (m2) de espacio en tres niveles distribuidos en 5.109 m2” destaca a EFE Helene Shephard, la agente inmobiliaria que ha gestionado la salida al mercado de esta propiedad, tasada en 1.8 millones de dólares australianos (1.10 millones de euros). 

La “casa burbuja” (bubble house) situada en 79 Elanora Way, en Ipswich (Queensland, Australia) cerca de la ciudad de Brisbane. Foto: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard

Esta casa extraordinaria, ubicada en Karalee, un suburbio de primer nivel frente al río Bremer, conformada por once cúpulas entrecruzadas de 4 a 8 metros de diámetro, y diseñada por el arquitecto de renombre mundial Graham Birchall, es “una oda a la fuerza, la belleza y la sencillez del humilde círculo”, informa Shephard, de First National.

Esta experta inmobiliaria señala que la cocina al completo fue diseñada con el asesoramiento de un constructor de barcos tradicional y un maestro carpintero, que consiguieron unir todas sus estructuras con todo tipo de curvas sin utilizar costuras.

La arquitectura circular de la casa invita a algunas personas a imaginan como serán las futuras viviendas en el planeta Marte. Foto: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard

Esta casa  incluye una fuente de enfriamiento de agua interna como sistema de aire acondicionado, y una chimenea ubicada en el centro para calefaccionar los niveles uno y dos, apunta.

El exterior de la casa burbuja ofrece un mirador privilegiado para observar y disfrutar la naturaleza cerca del río Bremer. Foto: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard

UNA VIVIENDA SINGULAR CON UN TOQUE ESPACIAL

 

Esta vivienda también tuvo una cierta “inspiración cósmica”, ya que al diseñar sus ventanas -enclavadas en burbujas que se asemejan a globos oculares y con contraventanas con  la forma del iris de un ojo y controladas a distancia-  Birchall recordó que el vehículo Mars Rover, de la NASA, tenía “una de estas cosas”. 

Birchall llamó a la agencia espacial estadounidense y le dieron una dirección de correo electrónico para que les escribiera explicándoles lo que quería y dos días después de hacerlo recibió algunos dibujos de este vehículo motorizado diseñado para desplazarse por la superficie de Marte.

La ausencia casi total de esquinas y rincones en el interior produce una mayor sensación de espaciosidad y libertad de movimientos. Foto: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard

Esos dibujos no me ayudaron en absoluto, pero aún me sorprende que me los hayan entregado" confesó Birchall con humor al periódico  ‘Ipswich First’ en 2017.

Según  Shephard, Graham Birchall comenzó a diseñar ‘The Bubble House’ para su tesis en su último año de Arquitectura en la universidad,  comenzó a construirla en el Día de Padre de 1983 y completó sus estructuras principales diez años después, también el Día del Padre.

Las contraventanas, para las que se pidió asesoramiento a la NASA, se asemejan al iris de un ojo y pueden abrirse y cerrarse a distancia. Foto: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard

Trabajó por las noches y los fines de semana con su suegro Ed Bohl, para completar el proyecto, inventando y desarrollando técnicas constructivas para adaptarse a los diseños esféricos.

Una chimenea situada en la parte central de la casa burbuja, permite calefaccionar de manera uniforme los niveles uno y dos. Foto: EFE/ Graham Birchall y Helene Shephard

ESFERAS Y CÍRCULOS, SIN ESQUINAS NI RINCONES

 

Las cúpulas están construidas con ferrocemento, un material que utiliza alambres de acero cubiertos con una fina capa de cemento, y sus estructuras se componen de más de 350,000 ataduras de alambre, todas las cuales fueron creadas y ensambladas con herramientas inventadas específicamente para la construcción.

Al carecer de rincones, las habitaciones se perciben como más espaciosas, mientras que el diseño de las cúpulas permite que los elegantes techos altos, los bancos y los armarios ocupen menos espacio en el suelo, con la pared curvándose debajo de ellos.

El arquitecto Birchall diseñó la cocina ha sido con el asesoramiento de un constructor de barcos tradicionales y un maestro carpintero. Foto: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard.

Increíblemente,  Birchall construyó esta “casa espacial” de tres habitaciones, dos baños y garaje para cuatro autos, sin la ayuda de un programa informático moderno para realizar los cálculos increíblemente complejos necesarios para el diseño, de acuerdo al diario australiano ‘The Courier-Mail’, de Queensland.

El interior de la casa ofrece un espacio acogedor y lleno de encanto, al que la estufa central añade magia y calidez hogareña. Foto: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard.

La ‘casa de las burbujas’, que para algunos tiene “algo de otro mundo” y para otros invita a imaginar el aspecto que tendrán las futuras viviendas humanas en el Planeta Rojo, despertó el interés de compradores de todas partes del mundo, según Shephard..   

Los círculos y esferas dominan en la arquitectura de esta vivienda desde cuyas ventanas se observa del mundo desde otra perspectiva. Foto: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard.

Los nuevos propietarios de la casa familiar y obra maestra de Birchall, disfrutarán de su singular arquitectura que rinde homenaje al círculo, y habitarán un espacio lleno de magia y encanto e impregnado del amor que pusieron su creador y su suegro en hacer realidad un sueño a lo largo de una década.

Las cúpulas de la 'bubble house' ofrecen espacios interiores funcionales y elegantes, como un despacho de trabajo para cuatro personas. Foto: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard

DESTACADOS:

 

+ “Es una vivienda única, compuesta por once domos de entre 4 a 8 metros de diámetro entrecruzados, veinte habitaciones, 1,050 metros cuadrados (m2) de espacio en tres niveles distribuidos en un terreno de 5.109 m2”, señala a EFE la agente inmobiliaria Helene Shephard, que gestiona esta propiedad australiana.

+ Esta singular casa 'sin esquinas ni rincones' ha tenido una cierta inspiración espacial, ya que su creador, el arquitecto Graham Birchall, solicitó información a la NASA sobre el vehículo marciano Mars Rover para diseñar las contraventanas con forma de iris ocular y que se controlan a distancia.

+ Las cúpulas están construidas con ferrocemento, un material que utiliza alambres de acero cubiertos con una fina capa de cemento, y sus estructuras incluyen más de 350,000 ataduras de alambre, creadas y ensambladas con herramientas inventadas específicamente para la edificación, que duró diez años.

Por Ricardo Segura EFE/Reportajes

La “casa burbuja” (bubble house) está considerada como una propiedad de élite única en el mundo. Fotos: EFE/Graham Birchall y Helene Shephard