Janeth y Amatzú no pudieron casarse tras el argumento de que falta un documento donde conste que el Congreso local ya fue notificado de la resolución tomada por la Suprema Corte

El histórico primer matrimonio igualitario en Nuevo León, sin amparo, no se pudo concretar debido a la falta de un documento donde conste que el Congreso del Estado ya fue notificado de la resolución tomada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación hace un par de semanas.

De acuerdo con el subsecretario de asuntos jurídicos del Gobierno del Estado, Homero Cantú, para poder dar seguimiento al matrimonio de Janeth y Amatzú, y a todos los matrimonios que soliciten las parejas del mismo sexo, necesitan una constancia por parte del Poder Legislativo.

“Nosotros no tenemos constancia oficial de que haya sido notificado el Congreso, y eso lo tenemos que tener para que en nuestro expediente aparezca esa constancia y podamos celebrar esos matrimonios”, señaló el funcionario estatal en llamada telefónica pública a la activista Jennifer Aguayo.

Ante ese escenario, y con la pareja lista a convertirse en historia en la Oficialía 1 del Registro Civil de Nuevo León, ubicada en el municipio de San Nicolás de los Garza, las dos mujeres indicaron sentirse discriminadas por no poder salir el día de hoy con el acta de matrimonio que dé sustento legal a su relación de pareja.

“O nos casan a todos o no casan a nadie”, destacó Jennifer Aguayo, al tiempo de explicar que de no acatar esta decisión de la Corte, serían inválidos los matrimonios de parejas del mismo sexo celebrados del 19 de febrero a la fecha.

El 19 de febrero, mostró un documento, la representación del gobierno de Nuevo León recibió la notificación de la Corte, con lo cual, dijo, debería de ser suficiente para que el estado lleve a cabo este matrimonio.

Sin embargo, a la llegada de Fernando Marín, director del Registro Civil de Nuevo León, el funcionario explicó que hasta no recibir la notificación del Congreso del Estado, de haber recibido la notificación de la Suprema Corte, ellos no podrán notificar a sus oficiales y dar marcha para adelante a los matrimonios gays en la entidad.

A decir del servidor público, durante la tarde del lunes o mañana del martes espera recibir la constancia del Congreso y poder realizar este matrimonio en las próximas 24 horas, “o durante esta semana”.

Cabe destacar que la Comisión Estatal de Derechos Humanos se hizo presente en la Oficialía 1 en la persona de Pablo Rojas Durán, director del Instituto de Derechos Humanos de la CEDH, y comentó que existe precedente en la Corte que le permitiría a Registro Civil llevar a cabo el matrimonio sin necesidad de la notificación del Congreso.

“Quien está impidiendo esto es el Congreso del Estado, son los estertores de la muerte de los conservadores”, recalcó el activista y miembro del Movimiento por la Igualdad en Nuevo León, Mario Rodríguez Plata.

Hasta el momento el matrimonio no ha surtido efecto, y los activistas invitan a unirse a ellos en un plantón en la Oficialía 1 del Registro Civil hasta que se consume el acto, “de aquí no nos vamos hasta que tengan al acta de matrimonio”, precisó Jennifer Aguayo.