Bernie Sanders está en contra de la decisión del presidente Donald Trump de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén.

El canciller israelí denunció al precandidato demócrata estadounidense Bernie Sanders por su “declaración aterradora” sobre Jerusalén y advirtió que quienes apoyan a Israel no lo respaldarán.

En un áspero debate entre precandidatos demócratas del martes por la noche en Carolina del Sur, Sanders dijo que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu era un “racista reaccionario” y que estudiaría anular la decisión del presidente Donald Trump de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén. La decisión, y el reconocimiento de Trump a Jerusalén como capital de Israel, indignó a los palestinos.

El ministro de exteriores Israel Katz incursionó con audacia en la política interior estadounidense al afirmar que no había un judío en el mundo que no “sueñe con Jerusalén” y que las declaraciones de Sanders eran tan graves que no podía dejar de responder.

El canciller israelí Israel Katz denunció al precandidato demócrata estadounidense Bernie Sanders por lo que llamó su “declaración aterradora” sobre Jerusalén en un debate entre demócratas. Foto: AP

Nosotros no intervenimos en el proceso electoral interno estadounidense, que es espléndido”, dijo Katz a la Radio del Ejército, pero observó que en la trayectoria de Sanders abundaban los ataques a Israel y los aspectos más sagrados de su identidad y seguridad nacional.

Naturalmente, la gente que apoya a Israel no apoyará a alguien que se opone a estas cosas”, aseguró.

Sanders anunció recientemente que no asistirá a una conferencia de la organización proisraelí AIPAC, que calificó de “foro para el fanatismo”.

Dijo que es partidario de reducir la ayuda a Israel para dársela a los palestinos. Sanders, que de resultar elegido sería el primer presidente estadounidense judío, dijo ayer que “no se puede pasar por alto el sufrimiento del pueblo palestino”.