Un auto con explosivos estalla en el interior de una escuela de cadetes de la Policía

Al menos diez personas muertas y 80 heridas dejó hoy jueves en Bogotá la explosión de un carro bomba en el estacionamiento de la Escuela de Policía General Francisco de Paula Santander, confirmó el Ministerio de Defensa.

Según un comunicado de ese ministerio, la explosión " el terrorismo azotó ayer la capital colombiana con la detonación de una camioneta cargada con 80 kilos de explosivos dentro de la Escuela de Cadetes de la Policía General Francisco de Paula Santander, la principal del país, acción que dejó diez muertos, entre ellas una cadete ecuatoriana, y unos 80 heridos, algunos con lesiones leves y otros más graves.

El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, aseguró que “en una acción de reacción inmediata” de distintos organismos del Estado se logró establecer que el vehículo era conducido por un hombre identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez.

Martínez no detalló si Rojas Rodríguez, quien murió en la explosión, formaba parte de algún grupo armado ilegal, ni tampoco si se trató de una acción suicida o si los 80 kilos de pentolita fueron detonados a distancia sin darle tiempo de escapar, como ha ocurrido en otros atentados en el país.

El ataque ha sido ampliamente condenado por Gobiernos de distintas partes del mundo y por organismos internacionales como la ONU y la OEA.

UN PERRO DETECTÓ EXPLOSIVO

Una funcionaria de los organismos de salud de las Fuerzas Militares que no se identificó relató a Caracol Radio que la camioneta llegó a los controles de seguridad de la escuela y “mientras le hacían el registro un perro detectó el explosivo”.

Según la versión de la mujer, al verse descubierto, el conductor “arrancó” el vehículo y “pasó por encima de un policía de la guardia”.

Enseguida otros policías corrieron detrás de la camioneta para tratar de detenerla pero esta se estrelló contra un alojamiento femenino de la escuela y se produjo la detonación, de tal magnitud que partió árboles por la mitad y dejó restos humanos esparcidos por el piso.

Entre los diez fallecidos están la cadete ecuatoriana Erika Chicó, cuya muerte fue confirmada por el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y el atleta colombiano Cristian Maquilón, de la Liga de Antioquia, que hacía curso de oficial en la academia atacada.

 

INDAGAN ORIGEN DEL ATAQUE

Ningún grupo se adjudicó el ataque, pero autoridades señalaron que el vehículo pasó por controles técnicos y mecánicos por última vez en Arauca, zona fronteriza con Venezuela.

Arauca es un departamento petrolero en el que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) tiene uno de sus bastiones y en el que al también hay disidentes de las FARC.

"Ya se pusieron en marcha los protocolos de investigación para dar con los responsables de este hecho terrorista. Mientras tanto, los heridos están recibiendo atención en el Hospital Policlínica de la Policía Nacional", agregó el Ministerio de Defensa en el comunicado.

Unidades del cuerpo de bomberos de Bogotá llegaron hasta el lugar del atentado para socorrer a las víctimas que, según medios locales, al parecer son cadetes que hacían curso de oficial en esa institución.