El país es uno de los líderes en vacunación, mientras los casos suben. EFE
El director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, advirtió de que otros países podrían encontrarse en la misma situación que Chile

GINEBRA, SUI.- La actual situación en Chile, donde los casos de COVID-19 están subiendo y han puesto al borde del colapso su red sanitaria pese a su exitoso programa de vacunación, demuestra que las anteriores medidas preventivas no deben abandonarse, advirtieron ayer expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Tras la distribución de vacunas hay quienes dejan de cumplir medidas tales como el distanciamiento físico, la higiene de manos, la ventilación o el evitar lugares concurridos, y todo eso tiene que continuar junto a la vacunación”, alertó la responsable de la unidad técnica anticovid de la OMS, Maria Van Kerkhove.

“Podría esperarse que con las vacunaciones los casos bajaran, pero son sólo una de las herramientas para frenar los contagios y no podemos descansar sólo en ellas, así que por favor sigan tomando el resto de medidas”, insistió la experta estadounidense.

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, advirtió de que otros países podrían encontrarse en la misma situación que Chile hasta que no se consiga vacunar a toda la población más vulnerable.

La nación del Cono Sur está registrando récords de nuevos casos diarios y una ocupación del 95 por ciento en las camas de las unidades de cuidados intensivos, pese a que ha administrado al menos una dosis a casi el 40 por ciento de los chilenos.