Fotos: Mayra Franco
En esta obra donde los poderes políticos y económicos se ponen a jugar con las leyes en beneficio propio estará en temporada durante septiembre en el Teatro de Cámara Jesús Valdés
Dios inventó un modelo en el que necesitamos hacer sufrir a los más pequeños para avanzar”.
Civilización de LEGOM.

Un empresario busca hacer un edificio de 20 pisos en el centro histórico de una ciudad donde ni el INAH ni la UNESCO permitirían tal construcción, mucho menos una planeada tan precariamente, pero el dinero mueve al mundo y el Presidente Municipal y pronto más agentes buscarán llevar a cabo este proyecto, contra todo.

La obra “Civilización” de Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio, mejor conocido como LEGOM, ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia Juan Ruiz Alarcón en 2006, llegará al Teatro de Cámara Jesús Valdés con la Asociación Coahuilense de Teatristas y bajo la dirección de Gustavo García este mes de septiembre.

En entrevista con VANGUARDIA, García y el elenco, conformado por Juan Antonio Villarreal y Ricardo Treviño, también con su participación como actor, nos contó sobre esta puesta en escena sobre la corrupción y la inmundicia de la sociedad.

“Estamos inmersos en un mundo de corrupción donde simbólicamente la mierda va envolviéndolo todo, arrastrándolo todo, particularmente en el ámbito de la política y su conjunción con el poder económico”, comentó el director.

“A partir de ese planteamiento es que se desarrolla la obra con estos personajes que representan a estos poderes, el político, el empresarial y el joven idealista, con ‘principios’ que alguna vez ha tenido pero que ante las circunstancias, ante la adversidad, se ve entre obligado y decidido a sucumbir ante ese mundo”, agregó.

Con un lenguaje “común y corriente, más corriente que común” esta obra representa las dinámicas y actitudes más bajas de la sociedad, las que impiden el correcto desarrollo de la misma, las que están motivadas por el egoísmo, la ambición desmedida y el cinismo con el que este tipo de proyectos, como el edificio de 20 pisos de la obra, se llevan a cabo.

García destacó la cualidad de los libretos de LEGOM de no contar con acotaciones mayores, lo que permite al momento del montaje que cada compañía interprete a su manera la disposición de las escenas.

En el caso de la producción de la ACT dejarán en claro al público que estos individuos están entre la inmundicia, con un escenario donde una oficina o sala de juntas está amueblada enteramente por retretes, los cuales usarán durante la obra como si se trataran de sillas cualquiera, aunque la audiencia conocerá su verdadera naturaleza.

El director se remitió a casos como el del ex-gobernador veracruzano Fidel Herrera “a quien grabaron hablando con un amigo que si le hacía un favor de no sé qué y dijo ‘Claro que sí, cuenta con eso, para eso es el pinche poder’”, así como también al del ‘Gober precioso’, Mario Marín, acusado de estar implicado en la protección al empresario pederasta Jean Succar Kuri.

“Eso es lo que vamos a ver”, expresó, “un diálogo crudo, tal cual, sin ambajes, sin poética. En todo caso sería la poética de la mierda. El tema es recurrente en algunas obras, lo sabemos, aquí lo especial es que lo hace de una manera muy descarnada, sin andarse ocultando, de que la gente suponga si los personajes hicieron tal o cual cosa; no, aquí lo expone, lo expulsa y por eso aquí está la metáfora, de la mierda procesándose en este espacio”.

Por su parte, Villarreal comentó que “lo interesante también de esta obra es que los tres personajes no son héroes, no son con los que público quiera identificarse. Pero finalmente es una comedia, muy ácida, y no hay héroes, ni siquiera anti-héroes. Son personajes que pueden ser tan vulgares, tan corruptos pero que sabemos que existen y que son parte de la realidad”.

Reiteró que “no es una obra moralista, no trata de dar un mensaje de ninguna manera. Sino exponer esto, no hay castigo, no hay moraleja” a lo que García agregó que “es como un gran cuadro de la vulgaridad, de lo burdo, de lo tosco, de lo cochino de este apartado de la política y de este tema de al corrupción”.

Con todo lo anterior Villarreal aseguró que el público disfrutará lo que verá y Treviño añadió que podrá también “ver cómo se mueven los hilos, cómo pasan las cosas y porqué. Porqué se hacen las cosas, para qué se hacen las cosas”.

“Civilización” de LEGOM tendrá funciones los días 12, 13, 14, 19, 27 y 28 de septiembre a las 20:30 horas en el Teatro de Cámara Jesús Valdés con una cooperación general de 100 pesos.

¡No te lo pierdas!

>> ‘Civilización’ de LEGOM

>>Teatro de Cámara Jesús Valdés

>>12, 13, 14, 19, 27 y 28 de septiembre

>>20:30 horas

>>Cooperación: 100 pesos