Foto: Especial
Algunas pautas son básicas: pedir presupuesto por escrito, asegurarse de que el centro de reparaciones ofrece la garantía que exige la ley, solicitar un resguardo de depósito…

La fiabilidad de un coche es uno de los puntos que más influye en la compra de un coche, más incluso que el precio. Que un automóvil pase pocas veces por el taller consuela a los conductores porque hay miedo a las facturas y al propio taller, por desconocimiento, por cautela. Porque muchos no se fían.

José Piñera, presidente y fundador de MKD Automotive y Reparatucoche.com, plataformas online de gestión de reparaciones, reconoce “la necesidad de transparencia” para “aumentar el grado de confianza del consumidor”. “Tenemos que apoyar la labor que hacen muchos talleres por dar un buen servicio y conseguir la satisfacción del cliente final”, asegura.

Porque el conductor, tarde o temprano, pasará por el trance. Según datos de la consultora Gipa, los casi 30.000 talleres mecánicos españoles atienden al año a más de 35 millones de coches, sin contar cuestiones de chapa y pintura ni neumáticos.

Y para alcanzar la transparencia y la confianza deseadas, los talleres deben cumplir con la legalidad y los usuarios, estar atentos y seguir algunas pautas básicas.

1. PRESUPUESTO

Foto: Especial

Solicitar siempre un presupuesto por escrito de cualquier reparación o ampliación. Una vez consultado el presupuesto (y comparado con el de otros talleres, si es posible), los trabajos solo deben realizarse tras la autorización del usuario.

2. PLACA DISTINTIVA

Foto: Especial

Todo taller deberá tener de forma visible al cliente la placa oficial del taller de reparación. En ella aparece su número de registro legal y un símbolo que indica su especialidad, ya sea carrocería (un martillo), pintura (pistola de pintar), electricidad (flecha quebrada), mecánica (llave inglesa o similar)…

3. PRECIOS

Foto: Especial

A la hora de acudir a un taller mecánico, el cliente debe observar que el negocio tenga visible el precio por hora de mano de obra de las diferentes reparaciones que realice y sobre las que esté especializado.

4. HOJA DE RECLAMACIONES

Todos los talleres de reparación de vehículos deberán tener disponible al público hojas de reclamación. A día de hoy, existen talleres que se niegan a ofrecerla cuando el usuario la solicita, algo que puede evidenciar falta de transparencia del negocio.

5. DEPÓSITO

Foto: Especial

El cliente está obligado a solicitar un resguardo de depósito en el momento que deja el vehículo en el taller de reparación. Un resguardo de depósito es un documento acreditativo de la entrega del vehículo para su reparación o revisión. Este documento es clave a la hora de poder reclamar algún incidente inesperado.

6. RECAMBIOS

Foto: Especial

Los talleres no pueden utilizar piezas de segunda mano, salvo que no existan nuevas (porque el coche no se fabrica hace años) o que el usuario quiera abaratar costes. En todo caso, el taller debe responsabilizarse por escrito de que están en buen estado.

7. VEHÍCULO DE SUSTITUCIÓN

Foto: Especial

Si tu coche está en el taller más de la cuenta, exige por escrito que te faciliten uno de sustitución. La ley marca un plazo de 15 días para suministrar un recambio de un vehículo fabricado en España, y de 30 para los modelos de importación.

8. GARANTÍA

Foto: Especial

Todos los talleres legales están obligados a ofrecer una garantía de tres meses o 2.000 km recorridos. Para las piezas que no son de desgaste (como, por ejemplo, carrocería y elementos estéticos interiores), la garantía es de dos años.

9. AVERÍAS REPETITIVAS

Foto: Especial

Las averías repetitivas se convierten en un problema para los conductores. Si ocurre una de ellas, hay que pedir una copia de la orden de trabajo. En caso de reclamación, si el taller no ha sido capaz de resolver la misma avería en tres entradas del vehículo, es fácilmente demostrable y las autoridades darán la razón al cliente.

10. FACTURA

Foto: Especial

En la factura, obligatoria, deben figurar el coste de la mano de obra y el de las piezas, las horas de trabajo y la garantía. Ha de estar firmada y sellada.