Alegría. El Mesón Principal desde temprana hora tuvo casa llena. / Orlando Sifuentes/Marco Medina
En restaurantes, pastelerías, florerías, panteones y tiendas de regalos se vieron enormes filas para festejar a la reina del hogar

La celebración del Día de la Madre generó enormes filas afuera de los restaurantes.

Desde temprano los comensales se dieron cita en estos establecimientos, por lo que debido a la demanda, decenas de clientes se vieron en la necesidad de esperar para ingresar.

Ubicado en la calle de Hidalgo se encuentra Villa de Santiago Restaurante, este viernes por la mañana se encontraba afuera una fila de comensales esperando que se desocupara alguna de las mesa.

Espera. Filas de hasta 60 personas tuvo Villa de Santiago Restaurante. / Orlando Sifuentes/Marco Medina

El encargado de Villa de Santiago Restaurante, Juan Carlos Medina, informó que el lugar abre sus puertas a las 08:00, sin embargo, este día a las 07:30 horas ya tenían 30 personas esperando.

El restaurante ubicado en la calle de Hidalgo tiene capacidad para atender hasta a 240 comensales, sin embargo, durante la mañana el promedio de personas que estuvieron esperando afuera eran entre 40 a 60.

Otro restaurante que también se ubica en el centro de la ciudad es Las Delicias de Mi General, ahí también se encontraban comensales esperando para ser atendidos.

Ventas. Los floristas hicieron su agosto. / Orlando Sifuentes/Marco Medina

Francisco Orozco Bravo comentó que el restaurante tiene capacidad para 80 a 90 personas, abrió a las 09:00 horas y ya había gente esperando.

Misma escena se vivió en El Mesón Principal, Pour La France, El Principal y otros negocios del norte de la ciudad.

Por otra parte, mientras que el viernes en la mañana los comercios seguían esperando que se incrementará el número de clientes, quienes no tuvieron que esperar fueron los cajeros automáticos, pues desde temprana hora había filas de personas de hasta una cuadra, esperando cobrar quizás para llevar a su mamá a comer o comprarle algún regalo.

Banorte. Los cajeros automáticos registraron filas de hasta una cuadra (calle Victoria). / Orlando Sifuentes/Marco Medina
Cortesía. Algunos policías regalaron flores a las mamás. / Orlando Sifuentes/Marco Medina

Las tiendas de flores, regalos y pastelerías fueron otros comercios que vieron incrementadas sus ventas en hasta un 50 por ciento.

LA MADRE AUSENTE

Los panteones de la ciudad fueron otros de los lugares concurridos; desde temprana hora el tráfico en las calles aledañas a los camposantos era “de locos”.

En el Santo Cristo cientos de personas acudieron a visitar a su madre ausente; los vendedores de flores y arreglos hicieron su agosto.