Prevención. Para evitar algún contagio, las tiendas departamentales han reducido el aforo de clientes; no se permite el ingreso de personas sin cubrebocas y además se les toma la temperatura en la entrada. OMAR SAUCEDO
Si bien es importante reactivar la economía, la situación actual no es la ideal para deambular por las tiendas, por lo que las compras deben ser planeadas con anticipación

La pandemia de COVID-19 ha derivado en una “nueva normalidad”, dentro de la cual el ir de compras es una de las cosas que se deben hacer con extrema precaución y bajo el seguimiento de protocolos sanitarios.

Con la llegada del Buen Fin 2020, que durará del 9 al 20 de noviembre y en el que participan más de 15 mil negocios, es importante recalcar que quienes decidan comprar de forma presencial en lugar de vía internet, deben apegarse a estrictas reglas sanitarias. 

En ese sentido, la Procuraduría Federal del Consumidor recomienda planear las compras con anticipación y saber qué se va a adquirir específicamente, pues si bien es importante reactivar la economía mexicana, no son los tiempos ideales para ir de paseo y deambular por los centros comerciales.

Elemental. Los clientes deben utilizar gel antibacterial al ingreso y durante su estancia en la plaza comercial. OMAR SAUCEDO

En el caso de las tiendas departamentales, que reabrieron en México desde inicios de julio pasado, las autoridades sanitarias emitieron lineamientos para garantizar la seguridad del personal y de los clientes.

Como medida principal, el uso de cubrebocas o careta es obligatorio tanto para empleados como para el público en general. Al llegar a la tienda se toma la temperatura y se aplica gel antibacterial. En caso de presentar algún síntoma de COVID-19 o superar los 37 grados centígrados, se puede negar la entrada al considerarse factor de riesgo.

El aforo es limitado y dentro de la tienda se debe moderar el flujo de las personas para evitar aglomeraciones en las diversas áreas departamentales y las áreas comunes.

Separados. La sana distancia es respetada por los clientes para evitar riesgosas aglomeraciones. OMAR SAUCEDO

DURANTE EL RECORRIDO

Desinfectar las manos con gel antibacterial antes, durante y después de ingresar a la tienda.

Respetar los señalamientos de entrada y salida con el fin de mantener distancia entre las personas que entran y salen.

Evitar tocar objetos que no se vayan a comprar.

Apoyarse en el personal de la tienda para mostrar los artículos sin la necesidad de tener contacto directo con ellos.

De ser posible, utilizar toallitas desinfectantes para limpiar las superficies antes de tener contacto. 

Evitar tocarse los ojos, nariz o boca.

De ser el caso, aplicar el estornudo de etiqueta y alejarse del resto de las personas.

En la medida de lo posible evita el pago con efectivo, hazlo con tarjeta para evitar el flujo de billete o monedas que pudieran estar contaminados.

Ser paciente y empático con los demás.

PROBADORES DE ROPA

Sí está permitido probarse ropa, siempre y cuando no se trate de prendas que estén cerca del rostro como bufandas, gorras, máscaras o similares.

Los probadores de ropa funcionan solo a la mitad de su capacidad total.

Se debe guardar distancia entre un cubículo y otro.

El personal debe desinfectar las áreas de uso entre el acceso de cada cliente.

La ropa que no se compra debe ser apartada del resto y desinfectada de forma inmediata.