ARCHIVO.
El fondo del Instituto de Pensiones del Estado quedará descapitalizado en 2020 y el Gobierno Estatal deberá hacer aportaciones extraordinarias

Tanto la Dirección de Pensiones de los Trabajadores de la Educación (Dipetre) como el Instituto de Pensiones del Estado comprometen recursos públicos, porque el Gobierno Estatal tiene que aportar de manera extraordinaria para completar los pagos de pensiones cada mes, dio a conocer la Auditoría Superior del Estado (ASEC).

“Con relación a la sostenibilidad de los sistemas de pensiones se identificó que ambos están en situación de riesgo grave ya que presentan severos desequilibrios financieros”, explicó el auditor, Armando Plata.

El fondo del Instituto de Pensiones del Estado quedará descapitalizado en 2020 y el Gobierno Estatal deberá hacer aportaciones extraordinarias para completar el pago a pensionados y jubilados, en tanto que en la Dipetre se están haciendo aportaciones extraordinarias.

“El Fondo de Pensiones del Estado se descapitalizará en 2020 y sus gastos operativos son muy elevados, por otro lado, la Dipetre ya no tiene reservas actuariales y recibe aportaciones extraordinarias; la mitad de las pensiones se pagan con estas aportaciones extraordinarias.

Tan solo en 2018 el Gobierno Estatal tuvo que pagar 900 millones de pesos de manera extraordinaria por Pensiones de los Trabajadores de la Educación, a esta cantidad se deben incluir 200 millones de pesos aportados por la UAdeC y otras cantidad más bajas por la UAAAN y el Tencológico de Saltillo, que también tienen profesores en el fondo.

Para darse una idea de la desproporción que hay entre el ingreso y el egreso en la Dipetre, el ingreso creció al ritmo de 2.5 por ciento anual, pero el gasto en pensiones y jubilaciones aumentó al ritmo de 9.1 por ciento anual, es decir, 3 veces más.

Se estima que para 2019 el déficit en las pensiones de los profesores sea de mil 120 millones de pesos y para el año 2022 llegará a mil 747 millones de pesos, si la tendencia continúa.

Además se recomienda hacer ajustes en el Servicio Médico y el Fondo de Vivienda de los Trabajadores de la Educación debido a que sus gastos de operación son demasiado altos.