Con una población de "casi 3,000 tigres", la India se convirtió en "uno de los hábitats más seguros del mundo" para los felinos, anunció este lunes el primer ministro indio, Narendra Modi.

La población de tigres en la India alcanzó los 2,977 ejemplares, más del doble que los registrados en 2006, lo que ha llevado al país asiático a cumplir antes de lo previsto el objetivo fijado en la Cumbre Global del Tigre de Rusia en 2010 de duplicar en 12 años su población de felinos.

Con una población de "casi 3,000 tigres", la India se convirtió en "uno de los hábitats más seguros del mundo" para los felinos, anunció hoy el primer ministro indio, Narendra Modi, en un acto en Nueva Delhi al presentar con motivo del Día Internacional del Tigre el último censo sobre la población estimada de este animal en el país.

De acuerdo con el informe del Gobierno, la población de felinos en el gigante asiático aumentó en un 33% desde 2014, al pasar de tener una estimación de 2,226 ejemplares, a unos 2,977 en la actualidad.

Además, desde 2006, año en el que las autoridades indias censaron por primer vez su población de tigres empleando una metodología en base al uso de nuevas tecnologías y no solo en la localización de pisadas, como se hacía anteriormente, esta cifra se ha duplicado.

La India cumple así con la histórica declaración de 2010 en la cumbre de San Petersburgo, en la que doce países asiáticos, incluidos Rusia y China, se comprometieron a duplicar la población mundial de tigres para 2022.

En la actualidad, la India acoge el 70% de la población mundial de tigres, una especie que también subsiste en otras naciones asiáticas como Bangladesh, Vietnam, Tailandia, Nepal o Camboya.

El tigre es muy apreciado en países como China para elaborar medicinas tradicionales y su tráfico ilegal en Asia es una de las mayores amenazas para preservar la especie.

Los proyectos mineros, la construcción de presas o la deforestación para crear cultivos son otras de las amenazas del felino.