Octavio Pimentel, director de Asuntos Académicos. Foto: ARchivo
10 mil 500 jóvenes ingresaron a la UAdeC este año; 1,500 alumnos presentan alto nivel de desesperanza

Cerca de mil 500 alumnos de nuevo ingreso de la Universidad Autónoma de Coahuila son considerados como vulnerables ante problemas de adicción, depresión o intento de suicidio, y serán atendidos por tutores que les brindarán cuidados especiales y acompañamiento para evitar problemas a futuro.

El dato se arrojó del nuevo examen clínico aplicado a los estudiantes de nuevo ingreso meses atrás al que se le integró este análisis de desesperanza, con el cual se detectan áreas de oportunidad y que se pudieran mejorar en los jóvenes.

El director de Asuntos Académicos de la máxima casa de estudios, Octavio Pimentel, adelantó el dato se entregará la semana entrante a los directores de los planteles educativos para canalizar a los jóvenes a la brevedad, sin embargo, detalló la mayoría de los casos están en Saltillo, luego Torreón y finalmente en la Unidad Norte (Monclova, Piedras Negras).

 

“Se habla de un 10 por ciento de jóvenes que se han detectado con algún índice o grado no de adicción como tal pero sí gente que tiene preferencias de esa situación (refirió a drogas) y sobre todo que le hemos detectado en el esquema del nivel de desesperanza que nos demuestra qué tan cercano o factible puede ser su situación para llevarlo a una conducta de adicción o suicida que nos preocupa como Universidad y que hay que atender”, alertó.

De los 10 mil 500 estudiantes que entraron, son mil 500 aproximadamente los que tienen nivel de desesperanza importante, al momento se pondrán a trabajar a tutores en cada caso. Señaló que, en este año, el 100 por ciento de los alumnos de nuevo ingreso saben cuáles drogas son las que hay en el mercado, sus efectos y también sus consecuencias, por lo que se informa que están más informados, pero se tiene que prevenir para que no caigan en ellas.

“Ahora más gente conoce el tipo de adicciones de drogas, lo que hay en el mercado, más no que las utilicen, a diferencia de otras generaciones que no sabían lo que existe”, afirmó. Dijo que los tutores pondrán especial cuidado en los jóvenes, pues si no se atienden, pudiesen llegar a tener problemas fuertes tanto de adicciones como de depresión.

“Lo que nosotros nos obliga a que tenemos que atender y estar al 100 por ciento viendo a nuestra población”, dijo. Por otra parte, el rector Salvador Hernández Vélez, dijo que las tutorías son efectivas para ayudar a los jóvenes, pues hay personal en cada escuela para atender los diversos casos que surjan.