Foto: Especial
Vida útil de yacimientos baja de 10.2 a 8.5 años. Cayeron de 13 mil 900 millones de toneles en 2012 a 8 mil 500 millones

México.- Las reservas probadas de petróleo crudo equivalente se desplomaron en la actual administración 38.8 por ciento, es decir, 5 mil 400 millones de barriles, de acuerdo con el sexto Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

De esta manera, las reservas probadas –aquellas que se tiene la certeza de su existencia y de poder explotarse comercialmente– bajaron de 13 mil 900 millones en 2012 a 8 mil 500 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, que incluye aceite crudo, gas natural y líquidos del gas, al cierre de 2017.

Así, la vida de las reservas se redujo respecto del volumen de extracción de 10.2 años al comienzo del actual gobierno a sólo 8.5 años, lo cual evidencia que, pese a la apertura y el enorme endeudamiento de Petróleos Mexicanos (Pemex), no se pudo revertir el deterioro de las reservas petroleras del país.

En lo que va del sexenio, del primero de enero de 2013 al 30 de junio de 2018, las disposiciones de deuda por emisión de bonos y certificados bursátiles ascendieron a un billón 277 mil 958.6 millones de pesos, mientras las amortizaciones de deuda fueron de 450 mil 454.2 millones de pesos, lo que implicó un endeudamiento neto de Pemex en lo que va del gobierno de Peña Nieto de 827 mil 504.4 millones.

Por su parte, las reservas de petróleo crudo probables cayeron de 12 mil 300 millones de barriles en 2012 a 7 mil 700 millones.

Las reservas probables son aquellas no probadas, para las cuales el análisis de información geológica y de ingeniería del yacimiento sugiere que son más factibles de ser comercialmente recuperables. Utilizando métodos probabilísticos para su evaluación, existirá una posibilidad de al menos 50 por ciento para su explotación.

A su vez, las reservas posibles también sufrieron una caída al descender de 18 mil 400 millones de barriles en 2012 a 9 mil 300 millones en 2017.

Las reservas posibles se definen como los volúmenes de hidrocarburos cuya información geológica y de ingeniería sugiere que es menos factible su recuperación comercial que las reservas probables. Cuando son utilizados métodos probabilísticos, la suma de las reservas probadas más probables más las posibles tendrá al menos una posibilidad de 10 por ciento.

Si se consideran las reservas probadas, probables y posibles, el total de reservas (3P) se redujo 42.6 por ciento en el actual gobierno, al descender de 44.5 mil millones de barriles a 25 mil 500 millones de toneles, con lo que la relación del volumen respecto de los niveles de explotación también cayó de 32.9 años en 2012 a 25.4 al cierre de 2017.

Los descubrimientos de reservas reportados por el operador petrolero y revisados por el órgano de gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos durante 2017 fueron de 153.8 millones de barriles de petróleo crudo equivalente correspondiente a las reservas probadas (1P), 381.3 millones en las reservas 2P o probables y 914.7 millones correspondientes a las reservas descubiertas 3P o posibles.

Según el último Informe de Gobierno de la actual administración, para incrementar las reservas y tasas de restitución de hidrocarburos se consideró que mediante la participación competitiva de empresas privadas como de productivas del Estado en actividades de exploración y extracción de hidrocarburos en el país, se podrá aumentar la producción de petróleo y gas en el mediano plazo y acelerar el ritmo de incorporación de nuevas reservas, con el objetivo de acceder a yacimientos no convencionales o de frontera, así como minimizar los riesgos para asegurar mejores retornos de inversión.