Equidad. El Congreso Nacional de Danza busca una representación más equitativa del rubro ante las instituciones. ESPECIAL
Con cerca de dos años de actividades, entre diagnósticos y diálogos, este esfuerzo colectivo de bailarines y gestores de todo el país está centrando sus energías en lidiar con la crisis sanitaria del COVID-19

En noviembre del 2019 representantes de la danza de todo el país se reunieron para dialogar sobre las necesidades de esta disciplina en el país, luego de identificar una falta de atención por parte de las autoridades y muy pocas políticas culturales destinadas al rubro, la mayoría centralizadas en la Ciudad de México.

Si bien la organización tenía aproximadamente un año convocando a más artistas y gestores culturales, así como realizando investigaciones y consultas sobre el estado de la danza en México fue en este encuentro que de manera oficial el Congreso Nacional de Danza dio inicio.

En entrevista con VANGUARDIA, la promotora cultural Erandi Fajardo y una de las organizadoras del Congreso, comentó que uno de sus primeros logros fue la realización de un diagnóstico que revela las necesidades de esta disciplina a nivel nacional y su posterior llegada a la Coordinación Nacional de Danza, dependencia que podrá utilizar este instrumento como base para la generación de políticas públicas mucho más incluyentes y equitativas.

“El siguiente paso es devolver la responsabilidad a más agrupaciones de que lo escrito ahí se cumpla”, comentó, “la Coordinación Nacional de Danza (plantea) un programa donde ya se contemplan los estados, se contemplan regiones, me parece que habría que, como ciudadanos, estar participando para que eso realmente suceda”.

Busca la reactivación económica de la danza tras crisis sanitaria. ESPECIAL

Sin embargo, la contingencia sanitaria por el COVID-19, que paralizó muchas áreas de la economía de todo el mundo, incluyendo las artes, les hizo focalizar sus esfuerzos en la reactivación económica de la danza, cuyo primer paso fue dado el pasado 27 de abril cuando hicieron llegar el manifiesto “Demandas para la reactivación económica de la danza en México ante la crisis sanitaria del COVID-19” a autoridades de cultura de los órdenes municipal, estatal y federal del país.

Fue la Secretaría de Cultura de Coahuila la primera institución que respondió al llamado y en una reunión que sostuvo con los representantes en el estado del Congreso Nacional de Danza, Maribel Lugo y Rodolfo Moreno, el pasado 14 de mayo se comprometió a responder gran parte de las 36 demandas —tanto a través de programas ya vigentes como de nuevas iniciativas—, información que compartieron con sus compañeros este sábado 22 de mayo en una reunión virtual.

Fajardo recalcó que este esfuerzo busca hacer que se reconozca a los profesionales de la danza —de todas las disciplinas y estilos, no solo ballet, sino también expresiones populares o tradicionales— como a cualquier otro ciudadano, de manera que, al ver sus negocios (academias) o empleos afectados de igual manera que un empresario u obrero, existan apoyos para su economía tras esta contingencia.

“Se ve a a la cultura como un sector aparte que es vulnerable, como agrupaciones indígenas, como agrupaciones de campesinos, como agrupaciones de mujeres solas y no se hace conciencia que el artista se equipara en las mismas condiciones laborales y las mismas condiciones de vida”, explicó.

“En tanto que no tiene un salario, en tanto que no accede a muchos programas federales porque no lo están contemplando”, agregó, “es un ciudadano muy vulnerable y más en un momento como este”.

Además de la dependencia antes mencionada ya están también por entrar en diálogo con las secretarías de cultura de Yucatán, Jalisco, Oaxaca, Chiapas y Querétaro, apertura que definitivamente servirá para continuar estimulando la generación de mejores políticas culturales, punta de lanza a su vez para que otras artes hagan lo mismo desde su trinchera.

“Hay una necesidad de organizaciones nacionales, justo hay una afluencia de organizaciones que buscan representar a todo el país”, comenta al respecto, “eso es algo que me parece muy bueno pero de entrada, algo que no había tenido la danza, es un diálogo interno. Se ha fortalecido y podemos participar con otras organizaciones de otras disciplinas, pero a la par, no como ha estado sucediendo que la danza termina con menor presupuesto, con menores representantes dentro de los diálogos. Se trata de que los representantes de la danza estén a la par en el diálogo, en la negociación”.

Destacó la participación de Coahuila, que cuenta con mucha representatividad en el Congreso Nacional de Danza.

“Ha sido muy importante en el mapa nacional y creo que quienes están en Coahuila han logrado, antes que en otros estados, reuniones, ya tienen iniciativas claras y creo que en el panorama de México hay que poner atención en la organización que está sucediendo en Coahuila”, concluyó Fajardo.

LA SC RESPONDE

Algunas de los acuerdos para la reactivación económica de la danza en México con la Secretaría de Cultura de Coahuila (SC).

Un censo de todos los trabajadores culturales activos a través de la Red Estatal de Agentes Culturales.

Integración de artistas como beneficiarios del programa Pensión para el bienestar de los adultos mayores.

Apoyar a la pequeña empresa a través de créditos otorgados a foros, academias, agrupaciones artísticas y asociaciones civiles culturales. Así como devolución de IVA a los contribuyentes.

Mayor presencia de los artistas coahuilenses en encuentros, eventos y festivales de la entidad.