Foto: Especial
Las bombas lanzadas por EU llevaron a la rendición japonesa el 15 de agosto y el consecuente fin de la Segunda Guerra Mundial

El 6 de agosto de 1945, un bombardero B-29 estadounidense llamado “Enola Gay” lanzó sobre Hiroshima la bomba atómica “Little Boy”, y tres días después, otra bomba, “Fat Man”, caía sobre Nagasaki, forzando la rendición japonesa el 15 de agosto y el consecuente fin de la Segunda Guerra Mundial.

La bomba causó una deflagración que hizo subir la temperatura en el suelo a 4 mil grados centígrados y provocó la muerte de miles.