El INE es el responsable de realizar la capacitación de quienes actuarán como funcionarios de mesa directiva de casilla
Tanto el INE como el IEC han afirmado que la elección del próximo 7 de junio en Coahuila no está en riesgo. Sin embargo, informes recabados señalan que se estarían encendiendo luces de alarma por el alto porcentaje de rechazo de los ciudadanos a la invitación para ser funcionarios de casilla

La jornada electoral del próximo 7 de junio en Coahuila, mediante la cual se renovará el Poder Legislativo de Coahuila, podría estar en riesgo a causa de la crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus COVID-19.

Lo anterior se desprende de diversos informes a los que VANGUARDIA tuvo acceso, así como de manifestaciones realizadas por capacitadores del Instituto Nacional Electoral (INE), quienes son los responsables de localizar, capacitar y evaluar a los ciudadanos que actuarán como funcionarios de mesa directiva de casilla.

La información, proporcionada a cambio del anonimato, contrasta con el reporte oficial del INE según el cual, 90 por ciento de las 3 mil 800 casillas que se instalarán en el territorio de Coahuila ya cuentan con mesa directiva. De acuerdo con los capacitadores electorales consultados, apenas una de cada tres personas insaculadas están aceptando que se les capacite.

VANGUARDIA publicó este jueves que, de acuerdo con el Vocal Ejecutivo local del INE, José Luís Vázquez López, incluso podrían llegar al 100 por ciento hoy viernes, cuando el proceso de capacitación entre en un receso de 30 días, luego que la Junta General Ejecutiva del INE tomara esa decisión a causa de la pandemia de COVID-19.

Por otra parte, documentos internos de las juntas distritales del INE a los que VANGUARDIA tuvo acceso demostrarían que en múltiples secciones electorales se ha agotado la lista de personas insaculadas, sin que se logre reunir el número mínimo requerido para integrar la mesa directiva de casilla, razón por la cual se han girado instrucciones a los capacitadores para que busquen libremente personas dispuestas a ser funcionarios el 7 de junio.

El riesgo que esto implica, explicó una de las fuentes consultadas, es que se multiplique el número de casos en que la mesa directiva tenga que integrarse con quienes estén formados en la fila de votantes el día de la elección, lo cual incrementa la posibilidad de errores y contingencias.

“Ya tuvimos una experiencia muy grave en 2017, cuando en la elección de gobernador se registraron múltiples incidentes debido a que el proceso de capacitación fue deficiente”, señaló la fuente y agregó que el escenario que se está dibujando en este momento “es mucho peor que el de 2017”.

La situación actual podría conducir a cuestionar la viabilidad de la jornada electoral, pues la parte más delicada de todo el proceso es justamente la instalación de las casillas, la recepción de los votos y el escrutinio de los mismos, tareas que deben realizarse por ciudadanos entre las 8:00 y las 18:00 horas del día de la elección.

Funcionarios del Instituto Electoral de Coahuila y del INE han afirmado, sin embargo, que aún con la suspensión de 30 días en el proceso de capacitación, la elección no está en riesgo.