El París Saint Germain (PSG) puso en venta una serie limitada de camisetas cuyos beneficios irán destinados a los 100,000 profesionales de los hospitales públicos de París. Foto: París Saint Germain
El París Saint Germain lanzó una serie especial de 1,500 camisetas a un precio de 175 euros cada una y las puso en venta en su portal con la intención de recabar fondos para donárselos a hospitales públicos en París.

El París Saint Germain (PSG) puso en venta una serie limitada de camisetas cuyos beneficios irán destinados a los 100,000 profesionales de los hospitales públicos de París por el esfuerzo que están haciendo ante la epidemia del coronavirus

Las 1,500 camisetas, que se pueden comprar a un precio de 175 euros cada una en la tienda en línea del club francés, combinan sus colores con los del organismo AP-HP, que agrupa los hospitales públicos de la región de París, y llevan grabado el mensaje "Tous unis" (todos unidos)

La totalidad del dinero obtenido se abonará a la Asistencia Pública de los Hospitales de París (AP-HP) para acciones en favor de sus empleados, destacó este hoy el PSG en un comunicado. 

Su presidente, Nasser Al-Khelaifi, dijo que igual que los millones de franceses que les aplauden cada tarde a las 8, "estamos todos unidos con ellos y lo seguiremos estando mañana cuando esta crisis haya pasado". 

"La lucha promete ser larga y el club quiere contribuir a ofrecerles una ayuda concreta en respuesta a sus necesidades prioritarias, descansar, comer y compartir algunos momentos de recuperación con sus allegados", destacó Al-Khelaifi, que precisó que se trata de la primera iniciativa de este tipo, a la que se añadirán otras en los próximos días.

Francia mantiene la acusación contra Nasser Al Khelaifi presidente del PSG

 

La justicia francesa rechazó las demandas presentadas por los abogados del presidente del París Saint-Germain, Nasser Al Khelaifi, para que abandonara la acusación contra su cliente por presunta corrupción en la atribución de los Juegos Olímpicos de 2016 y 2020 y los Mundiales de atletismo de 2015, 2019 y 2021.

Según publicó el diario "L'Équipe", los jueces que instruyen la causa consideraron infundadas las alegaciones de los letrados, que señalaban en su requisitoria que los delitos reprochados a Al Khelaifi no fueron cometidos en suelo francés.

El presidente del PSG está siendo investigado en varios países por esos mismos delitos, después de que se le vinculara con el pago de comisiones al hijo del expresidente de la Federación Internacional de Atletismo Lamine Diack, que está pendiente de juicio en Francia.

Al Khelaifi, que vio cómo el pasado 20 de febrero la Fiscalía suiza lo absolvía de los delitos de corrupción en el marco de la atribución de los derechos de difusión de los Mundiales de fútbol de 2026 y 2030, recibió un jarro de agua fría con esta noticia.

Los jueces franceses consideraron posible que parte de los delitos reprochados al presidente del PSG fueran cometidos en Francia.

En concreto, se basan en un correo electrónico del 6 de mayo de 2008 enviado por el hijo de Diack a un empresario catarí en el que se hablaba de un acuerdo alcanzado en un hotel de Niza, en la Costa Azul francesa.

El presidente del París Saint-Germain, Nasser Al Khelaifi continúa bajo investigación en Francia. Foto: AP

Además, los magistrados creen que parte de la "corrupción activa" por la que Al Khelaifi está siendo investigado fue cometida en territorio galo.

En el punto de mira de los jueces está el pago de una comisión de 3.5 millones de dólares (unos 3 millones de euros) a una empresa tapadera del hijo de Diack, dinero procedente de una filial de Qatar Sports Investments, perteneciente al fondo soberano de Doha.

Los investigadores sospechan que ese dinero estaba destinado a retrasar la atribución de los Mundiales de atletismo de 2017 para permitir a Catar optar a acogerlos, algo que finalmente sucedió en 2019.

Diack, por su parte, está siendo juzgado en Francia por haber recibido, presuntamente, comisiones a través de empresas tapadera de su hijo para ocultar el dopaje de atletas rusos.

La vista oral, que debía haber comenzado en enero pasado, fue aplazada hasta el verano por problemas de procedimiento.