Covax, creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el propósito de garantizar un reparto equitativo de las vacunas contra el COVID-19, dió a conocer que hasta ahora se han distribuido tres millones de dosis en una decena de países de Medio Oriente y Norte de África.

La plataforma Covax, creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar un reparto equitativo de las vacunas contra el COVID-19, ha distribuido hasta ahora tres millones de dosis en una decena de países de Medio Oriente y Norte de África.

"El mecanismo de Covax ha distribuido hasta ahora más de tres millones de dosis de vacunas para la covid a 10 países de medio Oriente y el Norte de África", indicó el director de Unicef para Oriente Medio y el Norte de África, Ted Chaiban, durante una conferencia telemática de la oficina regional de la OMS para el Mediterráneo Oriental.

En esta región, que abarca 22 países, desde Marruecos hasta Afganistán, han sido administradas en total 20 millones de dosis, entre las suministradas por Covax y las que han adquirido los gobiernos directamente de las farmacéuticas, dijo por su parte el director regional de la OMS, Ahmed al Mandhari.

Sin embargo, advirtió que "la escasez global de vacunas ha llevado a atrasos en asegurar decenas de millones de dosis con las que contaba Covax" y manifestó su preocupación por "la inequidad en las vacunas y una distribución equitativa a lo largo de la región".

"Hay muchos países ricos en nuestra región y en todo el mundo que se han asegurado más vacunas de las que necesitan", indició Al Mandahri, que hizo un llamamiento "a estos países para que compartan estas dosis, especialmente a países con escasez de recursos en nuestra región", sin mencionar ninguno en concreto.

Mientras que algunos países han recibido muy pocas vacunas, como el Yemen, un país en guerra y castigado por una grave crisis humanitaria que el miércoles recibió sus primeras 360.000 dosis, otros como Emiratos Árabes ha administrado 84 dosis por cada 100 habitantes.

Al Mandhari apuntó también que la región estaba registrando en estos momentos "una preocupante tendencia al alza" en las cifras de contagios y que había habido "un significativo incremento de casos esta semana en comparación con la anterior" en 14 países, encabezados por Jordania, Irán e Irak.

Por su parte, Chaiban atribuyó esta tendencia a que la población no estaba respetando las medidas de protección recomendadas por las autoridades y advirtió que esto podría agravarse con la llegada de la Semana Santa y el Ramadán, el mes sagrado de los musulmanes, que se espera que comience el 13 de abril.