Archivo
La caída en la confianza y en la inversión, junto con los efectos inflacionarios, podrían tener un efecto adverso en el crecimiento real de la economía

CIUDAD DE MÉXICO.- México vivirá una crisis de incertidumbre entre los inversionistas, una mayor depreciación de la moneda y una salida de capitales extranjeros del país si se cambia la ubicación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), como pretende hacerlo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, anticipó el área de estudios económicos de Scotiabank.

"Cambiar el proyecto del nuevo aeropuerto sería enviar una señal negativa de que en México no se puede invertir en proyectos que duren más de seis años, lo que podría tener un impacto negativo en la inversión.

"Se podría detonar una crisis de confianza hacia México que posiblemente llevaría a una salida de capitales, y a una depreciación en el tipo de cambio, misma que sería capaz de causar efectos de segundo orden en la inflación”.

Daniel Mendoza Aceves, analista económico de Scotiabank, resaltó que la caída en la confianza y en la inversión, junto con los efectos inflacionarios, podrían tener un efecto adverso en el crecimiento real de la economía.

Agregó que, en días recientes la tasa de interés de los bonos del Mexcat, es decir, el fideicomiso del aeropuerto, ha llegado a subir hasta 70 puntos base, probablemente por la incertidumbre que rodea los resultados de la consulta popular del aeropuerto.

Esto pudo haber sido una de las razones que provocó nerviosismo en los mercados de valores ubicando el tipo de cambio en 19.6 pesos el 24 de octubre, desde los 18.7 pesos que registró el pasado 1 de octubre.

Archivo

La decisión que se tome respecto al NAIM podría tener repercusiones importantes sobre los mercados financieros nacionales y sobre la marcha de la economía, además del costo inherente a una decisión de esta naturaleza, ya que se tendrían que pagar indemnizaciones a los contratistas por el incumplimiento de la obra, dejar paralizadas las inversiones que ya se realizaron y llevar a cabo inversiones nuevas en Santa Lucía.

FINANCIAMIENTO
La construcción de este aeródromo tiene un costo estimado de 13 mil 300 millones de dólares, de los cuales, ya se tienen asegurados aproximadamente 10 mil millones provenientes de la colocación de notas garantizadas en mercados internacionales por 6 mil millones, con vencimientos en 10 y 30 años, de una Fibra E por 1,600 millones, del presupuesto público 1,250 millones y de la negociación de una línea de crédito con Banobras por 1,000 millones.

Dicho financiamiento es suficiente para llegar al primer semestre de 2020 y equivale al 75% del proyecto original, el ubicado en Texcoco.

Según estimaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el costo de cancelación sería de 100 mil millones de pesos, que corresponde al 60% por la obra ejecutada y 40% por insumos adquiridos.

A este costo se suman 120 mil millones de pesos que, de acuerdo con el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), se tendrían que desembolsar por concepto de indemnización por finalización adelantada de la concesión.

"Además de los costos económicos relacionados a la obra, existirían costos legales por los amparos de los contratistas, el costo adicional del estudio de vialidad del aeropuerto de Santa Lucía, y aquellos asociados a la credibilidad de los inversionistas, que no están cuantificados.