Especial
Después de mucho tiempo de estrés, lágrimas, preocupación y fe, un milagro ocurrió, gracias a las excelentes manos médicas con las que la pequeña de seis años encontró en su camino, pero sobre todo, gracias a su decisión de vivir y tocar esa campana de los triunfadores

La vida es un juego de montaña rusa, donde algunos levantan la mano para disfrutarla al máximo, mientras que otros se bajan con un semblante nauseabundo y lleno de arrepentimiento; los contrastes de cada momento en esta esfera de altibajos, a veces nos hace preguntarnos: ¿Es injusta la vida? ¿Por qué yo?...

Mientras, en algún lugar del planeta, tal vez muy cerca de ti , o a miles de kilómetros, se encuentra alguien luchando incansablemente por mantenerse al margen de las desavenencias que nos deparó el destino; esos héroes no necesitan preguntarse: ¿Por qué yo? Pues en su manifiesto de vida no está el rendirse como opción.

El caso ocurrió en Argentina, con Stefi, 'La niña que decidió vivir'.

En febrero del 2018, luego de que encontraran tres tumores en la cabeza y de una operación, a Stefanía Zottola le diagnosticaron un tumor embrional de alto grado en el cerebro, que se había diseminado por la médula.

Fue entre esas tinieblas, que los papás de Stefi decidieron buscan un hospital en Estados Unidos ya que la máquina del Garrham para hacer el estudio para determinar qué tipo de cáncer tenía se había roto. Al poco tiempo Stefi fue operada de urgencia en Florida, donde le detectaron  un extraño tipo de cáncer que sólo lo tienen 10 o 15  personas en el mundo.

Puede que la noticia no sea nueva, tal vez ya muchos conocíamos la historia por diversos medios mundiales. Sin embargo, que esto sirva como recordatorio de que, actuando responsablemente, con un buen servicio de especialistas, pero sobre todo, con la fe que mueve más que montañas; mueve las tambaleantes piernas de quien está a punto de 'tirar la toalla', de quien considera desistir.

Cáncer infantil en México

En el mundo, 1.1% de los casos nuevos por cáncer ocurren en niños y adolescentes, aunque es poco frecuente, es un problema de Salud Pública, por ser una de las principales causas de morbimortalidad en niños y adolescentes, además del impacto físico, social, psicológico y económico para quienes lo padecen y sus familiares.

De acuerdo con el Registro de Cáncer en Niños y Adolescentes (RCNA) en México, las tasas de incidencia (por millón) en 2017 fueron 89.6 Nacional, siendo 111.4 casos en niños (0 a 9 años) y 68.1 casos en adolescentes (10-19 años). La mayoría de los casos por cáncer son:
48% Leucemias, 12% Linfomas, 9% Tumores del Sistema Nervioso Central.

Cuando los milagros tocan una campana

La lucha contra el cáncer de Stefi fue compartida en las redes sociales, donde miles de personas se unieron para celebrar sus progresos y acompañarla en los momentos más duros para ella y su familia. Maluma, artista preferido de Stefi, se conmovió con la causa y la visitó en diciembre pasado, cumpliéndole así uno de sus sueños.

Después de mucho tiempo de estrés, lágrimas, preocupación y fe, un milagro ocurrió. Gracias a las excelentes manos médicas con las que la pequeña de seis años encontró en su camino, pero sobre todo, gracias a su decisión de vivir y tocar esa campana de los triunfadores, la pequeña Stefi salió avante de la dura prueba que le ofreció la vida.