Foto: Tomada de Internet
El arancel que Estados Unidos impuso a las exportaciones de tomate tendrá un costo anual de más de 350 millones de dólares para productor mexicano y se prevé que muchos pequeños y medianos exportadores se vean imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera

Ciudad de México.–El arancel de 17.5 por ciento que Estados Unidos impuso a las exportaciones de tomate afectarán a los productores de Sinaloa, San Luis Potosí, Michoacán, Jalisco, Zacatecas, Baja California, Puebla, Sonora, Morelos y Oaxaca.

Así lo manifestó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), que junto con la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA) manifestaron su total respaldo y acompañamiento a los productores de tomate del país para continuar con un mercado ordenado y el acceso de la hortaliza a Estados Unidos en condiciones que favorezcan a ambos países.

El tomate es el tercer producto que más exporta México, después de la cerveza y el aguacate.

Al cierre del 2018 México alcanzó una producción de jitomates de 3.42 millones de toneladas, esto significa que 1.71 millones de toneladas de tomate fueron enviadas a Estados Unidos.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y la AMSDA manifestaron su total respaldo y acompañamiento a los productores de tomate del país para continuar con un mercado ordenado y el acceso de la hortaliza a Estados Unidos en condiciones que favorezcan a ambos países.

El pago del impuesto comienza a partir de este martes luego de la eliminación del Acuerdo de Suspensión que se tenía entre Estados Unidos y México.

El arancel tendrá un costo anual de más de 350 millones de dólares para el exportador mexicano de tomate y se prevé que muchos pequeños y medianos exportadores se vean imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos reactivará la investigación antidumping suspendida desde 1996 hacia el tomate mexicano y su determinación final la deberá emitir a más tardar el 19 de septiembre de 2019.

La producción de tomate en México pasó de 1.38 millones de toneladas en 1994, cuando comenzó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), a 3.42 millones de toneladas en 2018.

Al cierre del 2018 México alcanzó una producción de tomate de 3.42 millones de toneladas, esto significa que 1.71 millones de toneladas de tomate fueron enviadas a Estados Unidos.

De acuerdo con cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), órgano de la Secretaría de Agricultura, durante el primer trimestre de este año las exportaciones de tomate cayeron 6.36 por ciento.

El Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, y el presidente de la AMSDA, Carlos Muñiz Rodríguez, señalaron que con plena coordinación con las secretarías de Economía (SE) y de Relaciones Exteriores (SRE) brindarán el apoyo técnico que sea necesario para que los productores continúen negociando y se beneficien de un arreglo consensuado, en el que quede patente que no se ha incurrido en prácticas de dumping.

Villalobos Arámbula expuso que “desde la Sader mantendremos un diálogo de alto nivel con nuestro homólogo en Estados Unidos, con quien hemos encontrado comprensión mutua para favorecer a los productores de ambos países en condiciones de equidad, promoviendo la competencia sana, el comercio justo y la complementariedad de los mercados”.

El secretario de Agricultura de México y el presidente de la AMSDA subrayaron el impacto que en los rubros económico y social tendrá esta medida anunciada por el Departamento de Comercio de Estados Unidos en el medio rural nacional, pues se trata de una cadena productiva con presencia en más de 17 estados del país y exportaciones de alrededor de dos mil millones de dólares.

Los principales estados productores de tomate son: Sinaloa, San Luis Potosí, Michoacán, Jalisco, Zacatecas, Baja California, Puebla, Sonora, Morelos y Oaxaca.