Foto: AP
Tras la salida de su coordinador defensivo, esta campaña ha sido de constante evolución

FOXBOROUGH.- Le tomó toda la temporada y algunas derrotas difíciles, pero a la defensiva de los Patriots finalmente se ha comportado a la altura de cara al Super Bowl contra los Rams.

No ha sido perfecto, pero luego de un arranque lento en 2018 y luchar para encontrar una identidad tras la partida del coordinador defensivo, Matt Patricia, los Patriots han encontrado estabilidad para un grupo que permitió 25 o más puntos cinco veces a lo largo de sus primeros 10 juegos.

Los Patriots rara vez revisan el pasado, pero el linebacker Kyle Van Noy dijo que parte de sus problemas al inicio tenían sus raíces en su derrota en el Super Bowl de febrero pasado contra Filadelfia.

“Simplemente fue una lección de humildad”, comentó Van Noy. “Siento que defensivamente no jugamos bien, así que fue una lección de humildad pasar por una oportunidad como esa”.

Durante la última parte de esta temporada, los Patriots utilizaron esa decepción como motivación.

Tras su descanso en la semana 11, la defensiva de Nueva Inglaterra contuvo a todos excepto uno de sus rivales en 17 puntos o menos. La excepción fue la derrota 34-33 en Miami, la cual concluyó con los Dolphins anotando un touchdown en una alocada jugada al final del encuentro.

La temporada anterior, los Patriots finalizaron quintos en la NFL al permitir 18,5 puntos por juego. Esta campaña fueron ligeramente peores, al aceptar 20,3 unidades por partido, el séptimo mejor promedio en la liga.

En los playoffs han tenido algunos de sus mejores momentos de la temporada.

Contuvieron a Philip Rivers y los Chargers en siete puntos en la primera mitad en la ronda divisional, y luego limitaron a una ofensiva de los Chiefs con el mejor promedio de la liga con 35.3 unidades durante la temporada regular sin anotaciones en la primera mitad del juego de campeonato de la Conferencia Americana. Ambas veces eso permitió a la ofensiva establecer un cojín que necesitarían en la segunda mitad.