Archivo
Un exoficial, dijo que el nuevo director de la corporación municipal, por órdenes del alcalde electo, exigió más trabajo, pero no calidad si no en cantidad

Malas palabras y supuestamente órdenes de realizar detenciones arbitrarias, entre otras anomalías, son lo que habría provocado la renuncia de aproximadamente 16 oficiales municipales de Ramos Arizpe en los pasados días. 

Un exoficial quien pidió mantener el anonimato para evitar represalias, dijo que Rolando Álvarez, nuevo director de la corporación municipal, por órdenes del alcalde electo Chema Morales, exigió más trabajo, pero no calidad si no en cantidad. 

Dijo la fuente anónima que inclusive se pidió realizar detenciones arbitrarias a los pobladores, para tener cómo justificar su labor en la corporación. Asegura el expolicía que muchos se negaron a hacerlo.

El oficial entrevistado manifestó que a él se le quedaron a deber sus vacaciones y a otros más de igual manera, pues a pesar de que el licenciado Felipe, jefe de Recursos Humanos, le dijo que firmaran la renuncia y él se comprometía a pagarle, esto no sucedió. 

Otra presunta irregularidad tiene que ver con los oficiales despedidos por dar positivo en la prueba antidoping. Asegura que algo se hizo mal, ya que se hicieron las pruebas en otros laboratorios y resultaron negativas.

También mencionó que las cámaras urbanas de la delegación de la colonia Analco, que funcionaban a la perfección, ahora dice el director que no funcionan, además de que en la subdelegación no cuentan con médico legista y llevan a detenidos a encerrar sin hacerle los estudios correspondientes.

VANGUARDIA intentó entrevistarse con el jefe policiaco Rolando Álvarez; no se pudo tener contacto con él.

PIDEN PAGO

Los oficiales piden es que se les haga válido su finiquito y se cumpla la palabra que les habían dado, en caso de no cumplir están dispuestos a presentar la denuncia.