Acusan. Los documentos que avalan que el pastor fue víctima de negligencia fueron despojados por personal de la clínica. Foto: Archivo
Tras una operación, Fidencio Cruz, de 58 años, se encuentra aislado, dice su hijo

Aislado y con dolor, así son las condiciones en las que el pastor Fidencio Cruz Oliva de 58 años de edad permanece en la Clínica No. 2 de Saltillo, según declaró a VANGUARDIA Ezequiel Cruz, quien afirmó que su padre ha sido víctima de negligencia médica por parte del cirujano que lo intervino quirúrgicamente.

“Mi padre ingresó al quirófano el día 2 de septiembre para operarlo de la cadera porque tenía una fractura leve. El día 4 se queja de un dolor incontrolable, por lo que deciden acudir de nuevo al Seguro Social en donde le practicaron una toma de rayos X”, mencionó Ezequiel y aseguró que gracias a los rayos x que el personal se percató de que le había hecho una cirugía mal practicada.

El hijo de Fidencio Cruz señaló que tras del dictamen médico, el 6 de septiembre fue enviado a una clínica en Monterrey para que recibiera atención; sin embargo, no fue atendido por lo que tuvo que regresar al hospital en Saltillo del día 11 de septiembre. Destacó que los documentos que avalan que su padre fue víctima de negligencia médica le fueron despojados por personal de la clínica.

Edith Leyva, una de las hermanas de la iglesia cristiana Iglesia Apostólica la Fe Cristo Jesús, declaró que el pastor está aislado en la habitación 137 de la Clínica No. 2 del IMSS, en donde tiene que soportar el dolor que le produce una bacteria que contrajo tras la cirugía mal practicada, “ya lo aislaron porque tiene una bacteria, y no tiene medicamento para el dolor”.

Ambos denunciaron que además de la supuesta negligencia médica de la que es víctima el pastor Fidencio Cruz, han sido víctimas de mal trato por parte del cirujano que realizó la mala operación, de quien dijeron no recordar su nombre.

“Nosotros nos hemos acercado con el doctor Covarrubias que es el director de la Clínica, pero no han hecho nada, ahí sigue el pastor sin ser atendido y con el dolor”, finalizó Edith Leyva, quien se dijo indignada al no saber cuál es el futuro de Fidencio si su infección no le es atendida.

CRONOLOGÍA

2 de septiembre. Fidencio Cruz Oliva, de 58 años, ingresa al quirófano para una operación de la cadera porque tenía una fractura leve. 
4 de septiembre. Por un nuevo dolor, le practican una toma de rayos X en el IMSS; descubren que se le había hecho mal la cirugía.
6 de septiembre. Lo envían a una clínica en Monterrey en la que no es atendido.
11 de septiembre. Regresa al hospital de Saltillo.