Especial
Sobre la queja, la organización manifestó que en la queja se pedirá la capacitación del personal de estas instituciones, así como recordarles la guía de su servicio público, que no debe prestarse con distinciones de orientación, identidad o expresión de género

La organización Comunidad San Aelredo, A.C., presentó una denuncia ante la opinión pública, sobre un caso de discriminación por parte de elementos de la Policía Municipal de Saltillo que se negaron a dar auxilio a una mujer trans que fue brutalmente golpeada, “por miedo a que les pegara una ETS”.

Los hechos denunciados se registraron la noche del pasado jueves, y de acuerdo con la organización, al momento en que las autoridades arribaron al lugar para brindar auxilio a la joven golpeada, no brindaron la ayuda de primera mano, pues evitaron tocarla y levantarla del suelo, debido a que temían tener un roce con la exposición de la sangre y a adquirir una enfermedad de transmisión sexual. Posteriormente, el Hospital General también tuvo una atención deficiente.

“Las unidades de Policía dijeron que estaba borracha, y los paramédicos no querían tocarla porque como está ensangrentada no fuera a ser contagiosa, y para rematar en el Hospital General los doctores y enfermeros no quisieron cambiarla de camilla para las radiografías”, expresó Noé Ruiz Malacara, presidente de la organización.

 

En ese sentido, la organización manifestó que la comunidad LGBTTTI no puede permitir más actos de discriminación, pues éstos son el tipo de situaciones que derivan en la “objeción de conciencia” para brindar atención desde el servicio público, como la que recientemente se legalizó en el vecino estado de Nuevo León.

Luego del análisis de la situación, la organización informó que este lunes interpondrán una queja ante la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Coahuila, que irá contra Policía Municipal, Bomberos y el Hospital General, y llamaron a los medios a ser acompañantes del caso.

Sobre la queja, la organización manifestó que en la queja se pedirá la capacitación del personal de estas instituciones, así como recordarles la guía de su servicio público, que no debe prestarse con distinciones de orientación, identidad o expresión de género.