Foto: AP.
El banco Ansar, que es controlado por la Guardia Revolucionaria Islámica, fue utilizado como centro de operaciones de una red regional

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso hoy sanciones financieras contra 25 personas y entidades por haber transferido más de mil millones de dólares a la Guardia Revolucionaria Islámica y otras unidades del ejército de Irán.

“Las sanciones están dirigidas a una red de compañías fantasma con sede en Irán, Emiratos Árabes Unidos y Turquía, que transfirieron más de mil millones de dólares y euros a la Guardia Revolucionaria Islámica y al Ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas de Irán (Modafl, en inglés)”, precisó el Tesoro en un comunicado.

El Departamento del Tesoro explicó que el banco Ansar, que es controlado por la Guardia Revolucionaria Islámica, fue utilizado como centro de operaciones de una red regional con capas de entidades intermediarias que permitieron la devaluación del rial iraní para ser cambiadas por dólares y euros.

Durante los últimos 18 meses, las cuatro empresas fantasmas sancionadas (Sakan General Trading, Lebra Moon General Trading y Naria General Trading, con sede en Emiratos Árabes Unidos), así como Hital Exchange (con sede en Irán) proporcionaron 800 millones de dólares en fondos para el banco Asnar.

Asimismo, la compañía Atlas Doviz, con sede en Turquía, actuó como un proveedor secundario de moneda extranjera para el banco Asnar, según el comunicado.

“Cualquier institución financiera extranjera que facilite a sabiendas una transacción significativa para cualquiera de las personas o entidades designadas este martes podría estar sujeta a sanciones estadunidenses”, advirtió el Tesoro.

Los 25 personas y entes nombrados son en su mayoría empresas de cambio relativamente pequeñas, calificadas por el Tesoro como “compañías fachada”.

“Nos dirigimos a una vasta red de compañías e individuos ubicados en Irán, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos para interrumpir un esquema que el régimen iraní ha utilizado para mover ilícitamente más de mil millones de dólares en fondos”, dijo el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

Resaltó que la Guardia Revolucionaria Islámica, el Modafl y otros actores malignos en Irán continúan explotando el sistema financiero internacional para evadir sanciones, mientras que el régimen financia el terrorismo y otras actividades desestabilizadoras en toda la región.

Estados Unidos ha intensificado la presión económica sobre Irán desde que el presidente Donald Trump decidió retirarse en mayo pasado del histórico acuerdo nuclear, firmado por Irán y las grandes potencias.