Se casó con una estadounidense, tuvo tres hijos con ella y hasta tiene un restaurante. No esperaban este desenlace, creían que Trump solo deportaría 'bad hombres'

Roberto Beristain es un mexicano que llegó ilegalmente a Indiana hace 20 años. Logró abrir un restaurante e incluso ya tiene una familia. El 5 de abril deportaron a Roberto por Ciudad Juárez, Chihuahua.

El hombre de origen capitalino se casó con una estadounidense, Helen, tuvo tres hijos con ella y hasta tiene su propia empresa, un restaurante.

Pero en el año 2000, Roberto cruzó la frontera con Canadá sin darse cuenta y al momento de regresar a Estados Unidos, las autoridades migratorias se dieron cuenta que era un indocumentado.

Sin embargo, entró a un programa que le permitió seguir en Estados Unidos.

Solo que, como a muchos mexicanos allá en la era de Donald Trump, lo detuvieron el 6 de febrero pasado cuando fue a renovar su permiso de estancia.

Helen Beristain dijo en una entrevista que votó por Trump porque está de acuerdo con la expulsión de personas con récord criminal. Sin embargo, nunca imaginó que su esposo cayera en un proceso de esos. La pareja ha intentado modificar el estatus de su esposo desde 2007.

Ahora ellos lamentan esa decisión, porque el 5 de abril deportaron a Roberto por Ciudad Juárez, Chihuahua.

De acuerdo a CNN, Roberto relató: “De repente me dijeron que era hora de irse, me dijeron que recogiera mis cosas, me pusieron en la parte trasera de una camioneta y aceleraron hacia la frontera. Me llevaron a otro centro, mientras que en el transporte me dieron papeleo para firmar. Pedí hablar con mi abogado, pero me dijeron que no había tiempo para eso. A eso de las 10 pm, llegué a la frontera México-Estados Unidos y entré en México”.

Con información de medios