Especial
Durante el décimo mes del año, este sector tuvo una contracción de 11.11% anual, según datos divulgados por el Inegi

El valor de la producción generado por la construcción presentó una contracción de 11.11% anual durante octubre con base en cifras ajustadas por estacionalidad, lo que representó su mayor caída desde 2007, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esta es la mayor baja desde que el organismo comenzó a levantar la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (Enec).

De esta forma, el sector de la construcción hiló 16 meses consecutivos de ‘desplomes’.

De acuerdo con el Inegi, el valor de la producción considera todos los trabajos de construcción ejecutados por una empresa, en el que se toma en cuenta el precio de venta y el avance físico de las obras.

La encuesta mensual reveló una caída generalizada en todos los subsectores que integran a la construcción.

El pilar más importante de la construcción, la edificación, presentó una disminución de 8.43% anual, por lo que este componente ya hiló ocho meses en “números rojos”.

Al interior de la edificación se contemplan las unidades económicas dedicadas principalmente a la construcción de vivienda unifamiliar o multifamiliar, además de diversos proyectos no residenciales. También se toman en cuenta los trabajos de supervisión.

Otros subsectores que pisaron terreno negativo durante el décimo mes del año fueron los especializados en la construcción de proyectos de agua, riego y saneamiento (23.41%), electricidad y telecomunicaciones (15.91%), transporte y urbanización (0.76%) y otro tipo de construcciones (27.84%).

A su vez, el subsector que contabiliza el desarrollo de obras vinculadas al petróleo y petroquímica rompió su buena racha de nueve meses ininterrumpidos de crecimiento, al presentar una contracción de 3.75% anual.

Empleo continúa en caída libre

Respecto al personal ocupado que laboró en alguna actividad relacionada con la construcción se observó un retroceso de 1.27% anual, por lo que este indicador acumuló 15 meses consecutivos de contracciones.

Sin embargo, las remuneraciones reales subieron 0.21% (su primer avance desde febrero de este año), mientras que las horas trabajadas disminuyeron 2.25% (18 meses consecutivos de reducciones).