Archivo
90 por ciento de los cáncer de mama se curan si se detectan a tiempo

Ella tiene 30 años y un dolor anormal en los senos, un piquetito, una punzada que llega de repente, sobre todo en las noches cuando se acuesta.

En la autoexploración no siente una bolita, como dicen que se siente cuando hay riesgo de cáncer, pero ha leído que ese no es el único síntoma: también hay piel naranja, inflamaciones, enrojecimiento, secreciones. “A veces es normal que nos llegue un dolor en los senos cuando viene nuestro periodo, ¿no?”, piensa. Pero tiene su regla, pasan dos semanas y el dolor continúa. “Esto no es normal”.

Acude al doctor en el IMSS Unidad de Medicina Familiar 73, en el centro de Saltillo. Llega dos horas antes de que empiecen los turnos para alcanzar consulta. El médico la revisa en presencia de una enfermera. Como él no palpa nada extraño, le encarga un ultrasonido mamario para descartar algún indicio de cáncer o la presencia de un quiste o una lesión.

También le receta un medicamento para los nervios por si acaso era algún nervio lastimado el que le provoca dolor, pues “no es normal si dices que ya vino y se fue tu periodo”, dice el doctor.

Ella va al área de Rayos X donde también practican ultrasonidos. Ahí le dicen que no hay citas pronto, que todo este mes y el que sigue están llenos y que le pueden asignar un estudio después del 15 de diciembre. Estamos a 8 de octubre, justo un día antes del Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, establecido por la Organización Mundial de la Salud cada 19 de octubre, y prácticamente le dicen en el IMSS que espere 2 meses.

 

De acuerdo con la Sociedad Americana de Cáncer, el 90 por ciento de los casos de cáncer de mama se pueden curar si se detectan a tiempo, ¿pero puede ella esperar 2 meses para saber si tiene cáncer o un quiste o algo más o nada? Y si decide esperar porque no queda de otra, ¿detectarían a tiempo el riesgo para darle un tratamiento oportuno y eficaz?

Consulta en clínicas particulares por ultrasonidos mamarios: el precio oscila entre mil 200 y 2 mil pesos. Va a una farmacia y compra las ampolletas para aplicarse las inyecciones que le recetó el doctor para los nervios. Pregunta al médico si conoce un lugar donde realicen ultrasonidos mamarios. Y sí: le muestra una lista de precios de una clínica.

Ella termina pagando 500 pesos y en 30 minutos tiene los resultados en sus manos: se descarta cáncer o quistes.

Es un alivio, pero piensa ¿y si hubiera tenido un indicio de cáncer?