Archivo
Oviedo confía que las autoridades reorientarán su posición sobre la política del sector energético

Un nuevo recorte de calificación sobre Pemex, por parte de Standard & Poor´s o Moody´s, que le retire el grado de inversión, podría motivar una venta masiva de bonos de la petrolera, aproximada a 6,000 millones de dólares, estimaron analistas de Barclays.

No creo que suceda, matizó Marco Oviedo, Jefe de Investigación Económica para América Latina de Barclays. Sería un fuerte golpe para el tamaño del mercado.

El analista sostiene que se necesita que sean dos las agencias que manden a calificación especulativa los títulos de un emisor, como Pemex, para que los fondos de inversión que tienen en su poder los títulos de deuda de la petrolera se vean forzados a deshacerse de ellos. Hasta ese momento, se considerarían bonos chatarra, precisa.

Aparte, el Director y Responsable de oficina de investigación de renta variable de México de Barclays, Benjamin Theurer, confirmó que tras el recorte de Fitch sobre la nota de Pemex, que es la primera agencia en llevarla a bonos especulativos sí se presentó una reducción de posiciones en los bonos de deuda.

Pero, no fue una salida masiva, ni mucho menos.

En conferencia de prensa para hacer un diagnóstico sobre la economía mexicana, Oviedo confía que las autoridades reorientarán su posición sobre la política del sector energético. El hecho de que la propia Secretaria de Energía, Rocío Nahle, ha dicho públicamente que no han realizado modificaciones a la ley, en espera de identificar las ventajas que otorga la anterior, puede ser una señal positiva, comenta.

Y anticipa que incluso este hecho abre la posibilidad de que regresen las licitaciones de participación de la iniciativa privada en proyectos del sector energético, y que en un futuro, Pemex siga el camino de las empresas estatales maduras, y hacer una salida a bolsa.