Foto: Especial
El proyecto coincide con la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto y reconoce el derecho de los ciudadanos mexicanos a contraer matrimonio, sin ser objeto de algún modo de discriminación.

La Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados discutirá y votará el próximo miércoles, el dictamen de la reforma en materia de matrimonios igualitarios.

El proyecto coincide en todos sus términos con la propuesta del Ejecutivo Federal y reconoce el derecho de los ciudadanos mexicanos a contraer matrimonio, sin ser objeto de algún modo de discriminación.

De acuerdo con la propuesta de modificaciones al artículo 4 constitucional, “toda persona mayor de dieciocho años tiene derecho a contraer matrimonio y no podrá ser discriminada por origen étnico o nacional, género, discapacidades, condición social, condiciones de salud, religión, preferencias sexuales, o cualquier otra que atente contra la dignidad humana.

El presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Guadalupe Acosta Naranjo, confió en que la bancada del PRI y sus aliados avalen el dictamen de la iniciativa presidencial.

En entrevista con MILENIO, el legislador perredista subrayó que el proyecto a discusión no prevé cambio alguno sobre la iniciativa de reformas constitucionales presentada en mayo por el presidente Enrique Peña Nieto. 

“El proyecto de dictamen viene en sus términos, no le quitamos, no le ponemos una coma a la iniciativa que mandó el Presidente de la República y yo espero que el PRI, que es el partido que acompaña al Presidente de la República, venga y respalde la iniciativa del presidente y podamos ampliar nuestros derechos a nivel nacional”, puntualizó.

Acosta Naranjo remarcó la necesidad de conciliar posiciones e insistir en el respeto a los derechos de todos, al tiempo de celebrar el perdón que la Iglesia Católica pidió por sus expresiones ofensivas a la comunidad gay.

“Lo que tenemos que hacer es mucho más trabajo de reconciliación entre las partes, que estos temas que tienen que ver con asuntos de dogma y de fe deben ser tratados con mucho cuidado, pues aquí hay derechos de un lado y derechos del otro, que nosotros respetamos, pero no queremos imponer una manera de ser”, indicó.

El diputado federal subrayó además que la ampliación de los derechos ciudadanos no significa una imposición para nadie.

“A nadie se le impone ningún tipo de familia, solamente se le da el derecho a los ciudadanos para que escojan qué familia quieren integrar, así que aquí no se obliga a nadie a casarse con nadie, sino lo que hacemos es que se respete el derecho de la preferencia sexual de cada quién”, dijo.