AP
El suizo no derrota a 'Nole' desde la semifinal del 2012 en Wimbledon

Se repitió la historia. Es que Novak Djokovic, N°2 del mundo y defensor del título, volvió a superar al récordman Roger Federer (3°), en el duelo N°50 entre ambos grandes. Así, el serbio pasó justamente al suizo en cantidad de finales en el Abierto de Australia, con ocho, habiendo ganado las siete jugadas hasta aquí en Melbourne.

Volvió a festejar Nole. Y sí, es que Federer sigue sin poder derrotar a Djokovic en un torneo de Grand Slam desde otra semifinal, en 2012, pero en Wimbledon. Y precisamente en el césped de Londres venían de jugar una finalísima histórica, elegida como el mejor partido de 2019, cuando el suizo dispuso de dos match points con el saque a favor y finalmente cayó en un dramática y extenuante quinto set.

Esta vez el serbio se tomó desquite del siguiente choque entre ambos, que fue victoria del suizo hace dos meses, en el round robin de las Finales ATP de Londres. En la superficie dura de Melbourne, Djokovic se impuso con marcador de 7-6 (1), 6-4 y 6-3, pero sufrió más de lo previsto en el comienzo del encuentro, que fue cortado porque el perdedor, mermado físicamente, buscó puntos cortos muy seguido.

Con problemas en la espalda y la ingle, que lo tuvieron en duda hasta horas antes del gran choque de semifinal, Federer salió a la cancha. Y lo hizo muy firme desde el vamos, al punto de ponerse 5-2 y sacar con ventaja de 5-3 en el set inicial. Pero llegaron a empatar y en el tiebreak celebró el serbio por amplio margen, ya con otra imagen, menos pasivo y más sólido y veloz que el helvético.

En el segundo capítulo, ya se soltó más Djokovic quien logró el quiebre clave en el décimo juego, con lo justo, pero fue decisivo para tomar una ventaja determinante. Y otra rotura, en el sexto game del tercer parcial, resultó lapidaria para las ilusiones de Federer de dar pelea pese a todo...

Por eso, en cancha, el serbio agradeció que el suizo, de 38 años, se presentara igual aún con dolencias físicas evidentes. Y cantó victoria Djokovic, de 32 años, para ponerse 27-23 en el cruce personal con ese rival y 4-1 en el Abierto de Australia. Así, avanzó a la final de este certamen por octava vez, superando justamente al suizo ahora con el récord de finales en ese Grand Slam en la era profesional, desde 1968. Y ganó las siete ya jugadas, a la espera del domingo frente al austríaco Dominic Thiem (5°) o el alemán Alexander Zverev (7°).

De esta manera, el serbio alcanzó su definición N°26 en los Majors, quedando a apenas una del español Rafael Nadal, líder actual del ranking ATP, y a cinco de las 31 de Federer. Si repite el título en Australia, Djokovic obtendrá entonces la octava copa en Melbourne Park y la N°17 en Grand Slam, para quedar a apenas dos del español y tres del récord del suizo. Y el premio extra será recuperar el N°1 del mundo.

Así las cosas, Djokovic volvió a ganarle a Federer, al que le tiene tomada la medida, conociéndolo de memoria y haciendo pesar su gran precisión y firmeza desde la base. Ahora el desafío de llevarse otro Major está muy cerca, con el plus de pasar a Nadal y ser nuevamente el líder del circuito ATP. Nada más y nada menos que eso, haciendo nuevamente historia grande.