Durante una entrevista telefónica con la cadena Fox News Donald Trump, presidente de Estados Unidos, su intención de nominar a una nueva juez para el Tribunal Supremo este viernes o sábado en sustitución de la fallecida juez Ruth Bader Ginsburg.

El presidente, Donald Trump, dijo este lunes que nominará a una nueva juez para el Tribunal Supremo este viernes o sábado, y que redujo su lista de candidatas a cinco, aunque no las identificó.

Durante una entrevista telefónica con la cadena Fox News, Trump explicó que quiere esperar a que concluyan los funerales de la juez Ruth Bader Ginsburg, fallecida el pasado viernes a los 87 años, para anunciar quién quiere que la sustituya.

"Creo que será el viernes o el sábado, porque queremos mostrar nuestros respetos. Parece que tendremos servicios (fúnebres) el jueves o el viernes, por lo que tengo entendido, y creo que deberíamos esperar a que acaben, con todo el debido respeto a la juez Ginsburg", afirmó el presidente.

Trump ya había adelantado que planeaba nominar a su candidata esta semana y que sería una mujer, y su decisión de retrasar el anuncio hasta el fin de semana reduce todavía más el calendario para confirmarla en el Senado antes de las elecciones del 3 de noviembre.

La decisión de Trump de nominar de inmediato a una sustituta de Ginsburg generó polémica, porque la veterana jueza progresista dejó escrito, antes de morir, que su "deseo más ferviente" era "no ser reemplazada hasta que haya un nuevo presidente", tras los comicios.

En 2016, cuando otra muerte dejó una vacante en el Supremo, el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, ignoró al sustituto que había elegido el entonces presidente Barack Obama y ni siquiera programó una votación al respecto, con el argumento de que no tenía sentido aprobarlo en un año electoral.

Sin embargo, esta vez McConnell sí se comprometió a someter a voto a la candidata que seleccione Trump, y para confirmarla, necesitaría una mayoría simple, por lo que los republicanos pueden permitirse perder hasta tres de los 53 escaños que ocupan en el Senado.

El mandatario confirmó este lunes que está considerando a cinco candidatas, y añadió: "Está bien elegirlas jóvenes, porque así están mucho tiempo" en ese cargo vitalicio.

La favorita en la lista de Trump es Amy Coney Barrett, una magistrada conservadora de apenas 48 años; seguida de la cubano-estadounidense Bárbara Lagoa, de 52; y de Allison Jones Rushing, de solo 38; además de una abogada de la Casa Blanca, Kate Todd; según fuentes cercanas al proceso de selección citadas por The New York Times.

Todas ellas se ajustan supuestamente a los criterios que Trump aseguró buscar en una juez, con el objetivo de ganarse el favor y los votos de la derecha cristiana: la oposición al aborto y la defensa férrea del derecho a portar armas.

El presidente también dijo durante la entrevista que a las dos senadoras republicanas que han pedido retrasar la nominación para el Supremo hasta después de las elecciones, Lisa Murkowski y Susan Collins, "les hará mucho daño" políticamente el haberse posicionado así. 

La confirmación de otra jueza conservadora en el Supremo inclinaría a la derecha la composición de esa corte probablemente durante décadas, porque dejaría a seis magistrados de esa tendencia política frente a apenas tres de corte progresista, a cuyas filas pertenecía Ginsburg. 

* Republicanos esperan ventaja por nominación de Corte Suprema

 

Hace cuatro años, el interés por designar a jueces conservadores a la Corte Suprema ayudó a persuadir a los republicanos escépticos a apoyar a Donald Trump para la presidencia. Hace dos años, la polémica por la decisión de Trump de nominar al juez Brett Kavanaugh para la corte contrubuyó a darle triunfos al Partido Republicano en las elecciones intermedias.

Y ahora, a sólo 44 días de las elecciones donde Trump busca reelegirse, los republicanos otra vez recurren a una lucha para la nominación para la Corte Suprema para unir a un partido muy fracturado al enfrentarse a una muy real posibilidad de perder la Casa Blanca y el control del Senado en noviembre.

Los líderes del Partido Republicano confían en que pueden lograrlo. En la turbulenta era Trump, nada ha motivado a las discrepantes facciones a unirse tal como la posibilidad de una nominación de por vida a la principal corte del país.

Esta pueda ser una importante fuerza galvanizadora para el presidente Trump”, dijo Leonard Leo, copresidente de la conservadora Sociedad Federalista y asesor del gobierno de Trump para las primeras dos confirmaciones: Neil Gorsuch y Kavanaugh.

El emergente debate para la nominación que sigue a la muerte del viernes de la jueza Ruth Bader Ginsburg amenaza con cambiar las prioridades de los votantes en las últimas semanas de una campaña electoral que se ha enfocado en otra serie de temas del momento: la pandemia, la devastación económica y la agitación civil.

Trump, respaldado por el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell, promete reemplazar a la liberal Ginsburg con un juez conservador y la tarde del sábado juró que anunciará “muy pronto” quién es su nominado.

Se desarrollan los planes para una rápida nominación y confirmación. En caso de que haya dudas sobre las implicaciones políticas, se espera que Trump tome su decisión en cuestión de días. Aquellos cercanos al presidente lo motivan a anunciar su opción antes del primer debate presidencial el 29 de septiembre contra su contendiente demócrata Joe Biden.

* Con información de de Agencia AP

EFE

Agencia de noticias internacional fundada en Burgos el 3 de enero de 1939. El entonces ministro del Interior, Ramón Serrano Suñer, impulsó la creación de la agencia, en la que participaron activamente: José Antonio Jiménez Arnau, Manuel Aznar Zubigaray y Vicente Gállego.