La Fiscalía de ese estado señaló que uno de los dos vehículos en los que fueron encontrados los cuerpos presentaba 113 impactos de arma de fuego

REYNOSA, Tam.- La Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas informó este sábado que con base en los análisis realizados a los 19 cuerpos encontrados en una brecha del ejido Santa Anita de Camargo, se identificó genéticamente a cuatro víctimas, dos de ellas mexicanos y dos de Guatemala.

Al informar sobre los avances de las investigaciones, se estableció que uno de los vehículos encontrados en el kilómetro 25 + 700 de la brecha conocida como Santa Anita o Rancho Piedra, es una camioneta Toyota, modelo Sequoia, 2008, con placas de circulación del Estado de Nuevo León.

Al realizar la investigación en coordinación con la Fiscalía de Nuevo León, se logró establecer que la camioneta se ubicaba en el lugar donde fueron rescatados, el pasado 6 de diciembre, 66 extranjeros por elementos de la Policía municipal de Escobedo y el Instituto Nacional de Migración (INM).

La otra camioneta es una Chevrolet, Silverado, pick up, cabina y media, donde además se localizaron tres armas largas, dos de ellas calibre .223 milímetros, una de 7.62 por 39 milímetros, además de localizar 11 casquillos, de los cuales nueve son de calibre .223mm y dos de 7.62 por 39 milímetros.

En cuanto a los restos humanos localizados, se informó que de manera preliminar y a reserva del resultado antropológico, se determinó que 16 corresponden al sexo masculino, uno al femenino y dos pendientes de precisar debido al alto grado de calcinación.

Al realizar los estudios de balística reconstructiva, los peritos e investigadores establecieron que el vehículo Sequoia no contaba con impactos de arma de fuego, mientras que la unidad tipo pick up, donde se encontraron los cuerpos, presenta 113 impactos.

Para la identificación de las víctimas, la Dirección General de Servicios Periciales y Ciencias Forenses trabaja con antropólogos, odontólogos, médicos forenses, genetistas, dactiloscopistas y criminalistas.

El equipo trabaja en la obtención de los archivos básicos de identificación, así como los perfiles genéticos (ADN) que permitan la plena identidad de las víctimas conforme a los estándares nacionales e internacionales en la materia.

Para dar mayor transparencia y certidumbre, se sumó personal de la Comisión Nacional de Búsqueda, entablándose comunicación y colaboración con el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Embajada en México, y el Consulado de Guatemala.