En la reunión, ambos funcionarios discutieron mecanismos para proteger los derechos humanos de las personas migrantes y, especialmente, de los menores de edad.Foto: Twitter
Ante la visita de Jacobson por la crisis migratoria en la frontera sur de EU, esta mañana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que México no acepta “visitas de supervisión”

Ante el aumento de migrantes que se ha visto en las últimas semanas en la frontera entre México y Estados Unidos, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y Roberta Jacobson, coordinadora para la frontera sur de EU, mantuvieron este martes una reunión en la que llegaron a acuerdos para crear mecanismos a fin de promover una “migración ordenada” en las fronteras de ambos países.

En la reunión, ambos funcionarios discutieron mecanismos para proteger los derechos humanos de las personas migrantes y, especialmente, de los menores de edad.

Ante la visita de Jacobson por la crisis migratoria en la frontera sur de EU, esta mañana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que México no acepta “visitas de supervisión”.

“Siempre imaginan que van a venir de Estados Unidos a regañarnos (…) o que nosotros entramos en componendas, en negociaciones indignas. Se equivocan, las relaciones con Estados Unidos son de respeto mutuo y le agradecemos mucho al gobierno que no interfiera y no violente nuestros principios constitucionales de política exterior”, expresó.

De acuerdo con un mensaje en el Twitter de la cancillería mexicana se confirmó que Ebrard y Jacobson coincidieron en la importancia de impulsar mecanismos de cooperación internacional para el desarrollo del norte de Centroamérica.

En la reunión también participaron el director general para América del Norte de la cancillería mexicana, Roberto Velasco; el enviado especial presidencial para el Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zúñiga; el director para el Hemisferio Occidental del Consejo Nacional de Seguridad, Juan González; y el encargado de negocios de la embajada estadounidense en México, John Creamer.

El día de ayer la cadena de noticias CNN reportó que la Patrulla Fronteriza detuvo a más de 11 mil niños migrantes entre el 28 de febrero y el 20 de marzo, una cifra que supera la cantidad de menores aprehendidos en la frontera de Estados Unidos con México en todo el mes pasado.

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está viendo una emergencia en sus instalaciones para niños migrantes los cuales se acercan al límite de su capacidad rápidamente. El centro de convenciones del centro de Dallas tiene ya mil 500 adolescentes a menos de una semana de su apertura, según el HHS. Su capacidad actual es de 2 mil 300 personas.

Washington dijo la semana pasada que está enfrentando el mayor aumento de migrantes en su frontera sur en 20 años. Cada año, huyendo de la pobreza y violencia, miles de migrantes, mayormente centroamericanos, emprenden una larga travesía a través de México en busca de llegar a Estados Unidos.

En pleno auge de la migración desde Centroamérica, México anunció la semana pasada restricciones a los viajes y operativos contra la migración irregular en los límites con Guatemala, que incluyeron el envío de soldados y efectivos de la militarizada Guardia Nacional, así como el uso de drones.

Funcionarios mexicanos han negado que dichas medidas se hayan tomado a cambio del envío de vacunas desde Estados Unidos, anunciado casi al mismo tiempo, u otro beneficios.

(Con información de El Norte y LatinUs)