Foto: Especial
La capital del delito, así ha bautizado Fernando Vilchis Contreras a esa región del estado de México, de la cual a partir del primer día de enero será el nuevo alcalde, por Morena

La violencia e inseguridad que se vive en Ecatepec, el municipio más poblado del país, ha originado subgobiernos en algunos puntos. Han aprendido a vivir así ante la falta de capacidad de las autoridades.

La capital del delito, así ha bautizado Fernando Vilchis Contreras a esa región del estado de México, de la cual a partir del primer día de enero será el nuevo alcalde, por Morena.

Secuestros, homicidios, feminicidios, violaciones, robo, descomposición social y un sistema de justicia fracturado por el grado de corrupción, así es la radiografía que hace Vilchis Conteras del municipio con más de 1.6 millones de habitantes, aunque él estima que la población ya llega a 3 millones.

Hay una crisis en seguridad; lo tenemos que reconocer, es un territorio fértil para la delicnuencia. Se están generando subgobiernos y todo es el resultado de malas políticas públicas que se olvidaron de la seguridad, señala en entrevista.

Durante las protestas de ayer en San Juan Ixhuatepec algunas personas aprovecharon el desconcierto para realizar saqueos a comercios. Foto Alfredo Domínguez/La Jornada

Dentro de su plan de seguridad, de entrada, pondrá fin al mando único al considerar que no ha tenido los resultados óptimos; por el contrario, la situación en Ecatepec se agrava ya que de todos los delitos que se registran en el estado de México, 60 por ciento se cometen en ese municipio.

No al mando único, porque en Ecatepec los resultados son catastróficos. No podemos depender de las decisiones de las autoridades estatales en materia de seguridad; nosotros, que estamos en este territorio, debemos implementar nuestra propia estrategia, sin romper la relación con los gobiernos estatal y federal, comenta.

Asegura que recibe un Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C-4) fracturado, con cámaras de videovigilancia que no funcionan, patrullas que no cuentan con combustible para abastecerlas.

El alcalde electo señala que un punto central para combatir la violencia es la participación ciudadana, que la gente recobre la confianza en las autoridades, que se han servido del cargo para extorsionar. En ese sentido, asegura que habrá cero corrupción y abusos.

Fernando Vilchis Contreras. Foto: Especial

Apuesta por la tecnología

Por ejemplo, contempla la instalación, en vías primarias, de arcos inteligentes para la lectura de placas de automóviles y la identificación de rostro facial; sin embargo, el factor humano no se descuidará.

Con programas en educación, cultura y deporte, proximidad de las policías, módulos de seguridad y atención a las 15 colonias ya ubicadas como de alto riesgo, asegura, se podrá disminuir la incidencia delictiva.

Actualmente un policía raso de Ecatepec percibe 4 mil 500 pesos al mes, por ello también buscará modificar el tabulador para mejorar sus condiciones de vida y de equipamiento.

Su estado de fuerza actual es de 2 mil 150 policías, aunque estima que lo óptimo sería contar con 8 mil elementos. Su primer paso es aumentar otros 500 agentes con mejor equipamiento.

Sobre la violencia contra las mujeres, menciona que buscará formar una unidad de atención integral a las víctimas, ello porque Ecatepec está dentro de las demarcaciones con mayor número de casos de mujeres violentadas.