Tomada de Youtube
Sucedió en el futbol de Turquía

Han pasado 26 días del 2017 y al parecer ya existe el autogol más ridículo del año.

Sucedió en la segunda división de Turquía donde el arquero, Adam Stachowiak fue el protagonista de la pifia. 

El Gaziantep BB concedió un penal a su rival y el arquero polaco buscaba ser la figura del partido.

El guardameta atajó el disparo y en segundos se convirtió de héroe a villano. 

Uno de sus compañeros se acercó a felicitarlo pero en lugar de chocar la mano o darle palabras de ánimo brincó hacia él sin percatarse que el balón seguía en juego. 

Luego del salto, el arquero soltó la pelota y entró a la portería. 

El partido terminó empatado a dos, luego del error del arquero y su compañero.