El Comando de Incidencias, como se denomina, está coordinado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien llegó una semana después de instalado, y nombró representantes en 25 estados, en varios de los cuales hay sistemas espejos

El 7 de abril, durante su conferencia nocturna, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, mencionó de pasada la existencia de un “comando operativo” compuesto de varios grupos técnicos. Nadie le preguntó a qué se refería, pese a la puerta que abrió. Pero ese comando es estratégico. Fue instalado el 18 de marzo como un gabinete de emergencia para apoyar en la guerra contra el COVID-19 desde las sombras, y desde entonces trabaja 24 horas al día desde instalaciones de la Secretaría de la Defensa en Constituyentes, con la participación de 35 instituciones.

El Comando de Incidencias, como se denomina, está coordinado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien llegó una semana después de instalado, y nombró representantes en 25 estados, en varios de los cuales hay sistemas espejos. Este grupo tiene como pilar central al gabinete de seguridad, que integran las secretarías de Seguridad, Defensa, Marina, Guardia Nacional y Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, y fue montado por el secretario de la Defensa, general Luis Cresencio Sandoval, y el jefe del Estado Mayor, general Homero Mendoza, quienes han jugado un papel central en su operación.

Está inspirado en el Sistema de Comando de Incidencias de la Administración Federal de Administración de Emergencias (FEMA) de Estados Unidos, que nació en los 70’s para enfrentar los devastadores incendios que sufría California, y está diseñado para la administración de incidentes mediante la integración de instalaciones, equipo, personal, procedimientos y comunicaciones, operando bajo una estructura organizacional unificada. Se enfoca en cinco principales áreas funcionales: comando, operaciones, planeación, logística, Inteligencia e investigaciones, finanzas y administración, con el objetivo de identificar las principales preocupaciones y las necesidades urgentes sin sacrificar la atención de los otros componentes del sistema.

En el Comando de Incidencias mexicano, el subsecretario de Salud es responsable del área técnica, en donde participan, además de la Secretaría de Salud, el IMSS, el ISSSTE y el Instituto de Salud para el Bienestar, y otros grupos de expertos. Ebrard tiene a su cargo, además de la coordinación general, el área operativa. Todos los días se reúne de manera remota a la una y media de la tarde, aunque en el corazón del comando hay un equipo con guardias permanentes para atender cualquier eventualidad extraordinaria, dentro de lo, de sí, extraordinario.

El Comando de Incidencias fue creado para aportar diagnósticos y soluciones. Por ejemplo, que la Comisión Federal de Electricidad, como ya lo hizo y fue detenida, no corte la luz a los hospitales por falta de pago. O guías sobre la base de la información proporcionada por la Conagua sobre la inminente entrada de la temporada de tormentas tropicales, porque el 30% de la infraestructura hospitalaria se encuentra en zonas inundables. Desde ahí se organiza la distribución de insumos en todo el país, responsabilidad de la Secretaría de la Defensa, y se trabaja sobre planes en caso de terremotos, un siniestro natural al que le teme mucho el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La preocupación central del Comando se concentra en el abasto, cuya cadena de suministros no puede interrumpirse por las consecuencias sociales que implica y la violencia que podría causar la falta de alimentos en las calles. Desde un principio, uno de los trabajos más importantes ha sido el diseño de rutas confiables y fluidas para el abastecimiento de alimento en todo el país, lo que se ha reflejado en tiendas y mercados, donde no ha habido escasez de productos.

La infraestructura es la otra gran preocupación, donde las Fuerzas Armadas están preparándose para el pico de la pandemia, según las estimaciones de López-Gatell, cuando el Ejército y la Marina aplicarán sus planes de emergencia instalando los hospitales que puedan desahogar la presión sobre el sistema de salud, que está llegando a su saturación en varias zonas metropolitanas, como en la Ciudad de México. La otra prioridad, en buena parte porque toda la organización depende de la certeza de la información, son los datos que proporciona el subsecretario.

La información que ha aportado durante toda la emergencia sanitaria ha sido crecientemente cuestionada no sólo por la forma como hace la lectura de los modelos matemáticos, sino por su negativa a realizar un mayor número de pruebas sobre la población y poder tener una mayor certeza sobre la dimensión del contagio en México. Entre los especialistas ha surgido una mayor preocupación porque López-Gatell llevaba un mes sin dar el dato prometido de los estimados positivos, porque esa cifra probablemente elevaría el panorama del contagio en México a cuando menos, 177 mil personas.

Como lo hace el Sistema de Comando de Incidencias en Estados Unidos, el mexicano aporta guías a todos los niveles de gobierno, a organizaciones no gubernamentales y al sector privado para el trabajo conjunto de prevención, mitigación y respuesta en la emergencia sanitaria, y desarrolla protocolos sobre cómo actuar en todo tipo de incidentes. El Comando estadounidense incorpora grupos técnicos para atender crisis financieras y atender las vidas comunitarias en momentos de crisis, pero no se sabe si estas variables también fueron incorporadas en México.

Lo que sí han añadido son seis principios para atender a la población: informar rápidamente, buscar precisión, ser creíble, expresar empatía, promover acción y mostrar respeto. En el balance de lo que ha hecho el gobierno, se puede decir que sí han buscado informar rápidamente, aunque se podría argumentar que la saturación de información –cuatro conferencias diarias que pueden llegar a superar las seis horas- puede causar desinformación, que no han sido del todo precisos, ni ha sido siempre empático –hasta recientemente se ha notado ello-, ni ha mostrado respeto para toda la sociedad, a la que se sigue polarizando. Es decir, la ideología se sigue imponiendo. Este aspecto, no lo atiende el Comando de Incidencias.

Raymundo Riva Palacio

Columna: Estrictamente personal