El embajador de Palestina en Madrid, Musa Amer Odeh considera que la de Trump no soluciona nada y recordó la declaración del presidente palestino, Mahmud Abas, de que "Palestina no está en venta".

El "Plan del siglo" con su prometido maná de millonarias inversiones en Medio Oriente es "un plan bien hecho para socavar las perspectivas de una paz justa y la construcción de un Estado palestino soberano", dijo a Efe el embajador de Palestina en Madrid, Musa Amer Odeh, al referirse a la nueva visión de la Administración Trump para resolver el viejo conflicto palestino-israelí.

"El plan pretende normalizar la imagen de Israel en el mundo árabe y fomentar la idea de que la soberanía palestina ya no es compatible con la actualidad. Ignora la parte política con promesas engañosas de bienestar económico. Pero, ¿que economía palestina se puede construir bajo la ocupación israelí?, se preguntó Odeh al hablar del "Plan del siglo" presentado pasada en el Foro de Baréin.

Dicho proyecto contempla una "lluvia" de 50,000 millones de dólares -pendientes de recaudar- en los próximos diez años para 179 proyectos de inversión tanto en Palestina, como en Jordania, Egipto y el Líbano, así como la creación de un millón de puestos de trabajo.

El embajador palestino calificó de "falso plan de ayuda", ese proyecto, que encargó el presidente estadounidense, Donald Trump, a su yerno Jared Kushner, un promotor inmobiliario de 38 años de edad, que presentó su idea económica de cómo resolver un problema cuya solución se les escapó de las manos a todos los presidentes estadounidenses en los últimos 71 años, pero obvió su idea política.

"Para nosotros, primero va lo político", reiteró Odeh sobre la reunión de Baréin a cuyo término el ex primer ministro británico Tony Blair manifestó que la parte política del plan se dará a conocer "en el momento oportuno".

Varios palestinos pisotean un muñeco que representa al presidente de EU, Donald Trump, durante una manifestación contra el foro económico "Paz para la Prosperidad" de Baréin, en la ciudad cisjordana de Nablus. Foto: EFE

Para el diplomático, todo esto "constituye una farsa. Quien quiere prosperidad para los palestinos no corta la ayuda que proporciona la UNRWA, la agencia de ayuda a los refugiados, que da asistencia sanitaria y educación para todos los niños palestinos".

"No creemos en ese plan, ya que todo proyecto necesita una referencia política y un respeto a la legalidad internacional y a las resoluciones de la ONU", pues "no puede haber prosperidad mientras permanezca la ocupación" de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este", indicó Odeh sobre esos territorios que permanecen ocupados desde la guerra de 1967.

"Una vez que concluya la ocupación nuestro pueblo está preparado para construir una economía" con la ayuda internacional, añadió.

"El equipo de Trump en Medio Oriente trabaja con los fanáticos israelíes", sostuvo el embajador, quien consideró al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, el "genuino creador del Plan".

"Trump carece de experiencia política, su yerno Jared Kushner también....son políticos a la orden de extremistas israelíes como el embajador de Estados unidos ante la ONU, Danny Danon", indicó.

Sobre las promesas de un auge económico en la zona, Odeh rechazó la posición expresada por Danon, en una columna en The New York Times en la que se preguntaba. "¿Qué hay de malo en una rendición de Palestina?".

El asesor y yerno del presidente de EU, Donald Trump, Jared Kushner (d), participa en una conferencia del foro "Prosperidad para la Paz", en Manama (Baréin). Foto: EFE

"Para ellos, es un sueño que los palestinos se rindan, pero nosotros no lo haremos. No lo van a lograr", apostilló.

El embajador palestino apostó por la celebración de "una nueva Conferencia de paz Internacional en la que participen la ONU y la UE, similar a la celebrada en 1991 en Madrid, que generó el principio de "paz por territorios".

"No podemos aceptar solo a los EU, porque ellos se han alineado con una de las dos partes, Israel", sostuvo y añadio que "Trump con sus decisiones de trasladar unilateralmente la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén o la de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, "se ha descalificado como intermediario honesto y declarando una guerra contra los derechos del pueblo palestino".

"La solución de Trump no soluciona nada", consideró Odeh y recordó la declaración del presidente palestino, Mahmud Abas, de que "Palestina no está en venta".