Felipe Calderón persiguió a la periodista Olga Wornat, autora del libro.
Persecución y amenazas contra su familia enfrentó Olga Wornat para evitar la salida de Felipe, el oscuro

CDMX.- Intrigas y traiciones del sexenio más sangriento de México relata la periodista argentina Olga Wornat en su libro prohibido durante la administración del panista Felipe Calderón Hinojosa, editado por el Grupo Planeta “Felipe el oscuro” comienza a circular esta semana.

El entonces presidente de México quería doblegarme, desarticularme y mandó amenazarme con los sicarios de su gobierno, por medio del “superpolicía” que combatía al narcotráfico y los secuestros desde la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), un antro de la mafia, dijo la periodista y autora del libro.

Tuvieron que pasar muchos años hasta que una fuente pudo confirmármelo, me querían muerta, relata Olga Wornat, primero debieron detener en Estados Unidos a García Luna, para que algunos se animaran a contarme lo que sabían.

En la SSP se contaba con una carpeta de fotos de mi casa y de mis hijos, nada de esto me extraña, dice la periodista, tenían fotos mías tomadas en la calle, en un restaurante en México, y en Estados Unidos.

Muchos periodistas, mujeres y hombres honestos y luchadores, vivieron lo mismo que yo e incluso hay casos mucho peores, no fui la única, pero las investigaciones se pierden en un océano de impunidad sexenio tras sexenio, algunos aún están, pero 144 fueron asesinados.

“Las amenazas y los asesinatos de periodistas son ordenados desde el poder, y se callan porque son cómplices o protegen a alguien”, así lo dejó en claro el periodista fundador del semanario Zeta de Tijuana, Jesús Blancornelas, ahora exiliado en Estados Unidos con el cuerpo hecho colador de los balazos que recibió en un atentado.

Blancornelas, a quien conoció hace muchos años, le dijo que a los periodistas se les piden pruebas y eso los obliga a ir delante de la policía y del gobierno, ellos son los que deben investigar y aclarar los crímenes y las amanezas, nosotros tenemos indicios y eso es suficiente.

Tanto el Ejército como la Marina desconfiaban de Genaro García Luna desde el sexenio de Vicente Fox, por eso mandaron investigarlo, ellos lo siguieron y siguieron a sus hombres, le interceptaron comunicaciones, reunieron pruebas, videos, fotografías y grabaciones, demostraron sus relaciones con el Cártel de Sinaloa.

TODOS INVOLUCRADOS

De García Luna para abajo, todos estaban involucrados en el negocio del narcotráfico con todos los cárteles, el material era explosivo y contundente y cuando Felipe Calderón llegó al poder, tres generales se reunieron con Juan Camilo Muriño para impedir la continuidad de García Luna, pecaron de “ingenuos”.

Al entregarle su informe, el hombre de toda la confianza de Felipe Calderón, se indignó, aventó la carpeta sobre la mesa y se fue del lugar muy molesto al considerar que los generales intentaban presionarlo sobre la postura que ocuparía García Luna en el nuevo gabinete de Calderón. (Con información de la revista Proceso)