Lucidez. Javier Fuentes, Arturo Berrueto, Rubén Gámez y el autor, Abel Hernández durante la presentación del libro. / MAYRA FRANCO
En “Memorias de un desmemoriado”, el profesor Abel hace referencia a su nacimiento como “un caso fortuito, un mero accidente”

El libro Memorias de un desmemoriado fue presentado el pasado viernes 6 de octubre en el Museo del Normalismo, donde fueron invitados familiares del profesor Abel Hernádez García.

La presentación de la obra fue hecha por el profesor Arturo Berrueto González, presidente del Colegio Coahuilense de Investigaciones Históricas; el profesor Rubén Gámez Valero, exdirector de la Benemérita Escuela Normal de Coahuila; y el licenciado Javier Fuentes de la Peña, director del Consejo Editorial del Estado.

Abel Hernández García, es egresado de la BENC, y de la Escuela Normal Superior, además de abogado y escritor. Fue director del Centro de Orientación y Readaptación Social para Menores en Saltillo. Catedrático, subdirector administrativo de la Escuela Normal Oficial Dora Madero, de Parras.

Tiene una vasta obra como Coahuila y la prevención social, Ecos provincianos, Jirones de amor y fe y Coahuila y sus modismos. Es también compositor de los discos Vieja provincia y Aires saltillenses.

En el libro recopila las experiencias de su desempeño como maestro, también hace memoria de las vivencias y los recuerdos que a lo largo de 84 años ha ido acumulando.

En “Memorias de un desmemoriado”, el profesor Abel hace referencia a su nacimiento como “un caso fortuito, un mero accidente”, debido a que las familias numerosas en el siglo pasado eran comunes.

Eventos tristes, felices y “chuscos” como él mismo los califica, son situados en hechos históricos de nuestra ciudad y el estado de Coahuila, enriquecido con fotos familiares que más que un desmemoriado, el autor nos sorprende con la lucidez de sus recuerdos.