Internet
En 2015 durante la feria de Zapotitlán se escuchó por primera vez su corrido compuesto por Javier Reyes

Felipe de Jesús Pérez Luna, alias El Ojos, no era un criminal improvisado su larga lista delitos incluyen robo, plagio, asesinato, así como distribución y venta de drogas.

Tenía dos corridos. En 2015 durante la feria de Zapotitlán se escuchó por primera vez su corrido compuesto por Javier Reyes y apenas en abril de este año apareció un nuevo tema sobre su liderazgo criminal.

"Y esto me tocó vivir y sigo vigente por toda mi gente, comandando el Cártel siempre voy al frente  Mi nombre es noticia El Ojos, el malo, soy Felipe Pérez…”, versa el coro del corrido.

Intentó ser secuestrador y terminó como líder de lo que el autodenominó Cartel de Tláhuac.

Ahí comenzó su actividad delictiva en la colonia La Nopalera. A finales de los 90 tras vincularse sin éxito con un exintegrante de la banda de secuestradores de Andrés Caletri, optó por un negocio que su familia ya conocía, la venta de drogas.

Según información periodística, la alianza con el ex convicto José Eduardo Zamora, “El Cholo” puso a su disposición un grupo de sicarios que él mismo lideró y entre 2011 y 2012 se apoderaron de varios puntos de venta de drogas en esa delegación.

El Ojos está vinculado con al menos 30 asesinatos y dos cárteles, el de los Beltrán Leyva y la Familia Michoacana.

Su organización se extendió a Milpa Alta, Xochimilco, Iztapalapa y Ciudad Universitaria.

Según reportes de la policía capitalina difundidos por diferentes medios, para distribuir la droga compro 200 mototaxis y recluso a jóvenes como vigilantes y repartidores.

El Ojos y su familia eran conocidos y protegidos por sus vecinos en Tláhuac, su negocio iba más allá de la venta de mariguana y cocaína, también controlaba el comercio ambulante y permisos especiales para ferias y temporadas navideñas.

Uno de sus hijos es Miguel Ángel Pérez, alias El Mickey, detenido en el festival Aca Moto de Acapulco en mayo de este año. La PGJ lo buscaba por el asesinato del ex comante de la Fiscalía del Estado de México, Felipe Carmona Dávila, en febrero. Actualmente espera sentencia en el Reclusorio Oriente.

A principios de este año, la PGJ de la Ciudad de México, evitó el secuestro de una de sus sobrinas, el objetivo del operativo era la vigilancia de El Ojos; siete meses después fue abatido.