FOTO: INTERNET
De acuerdo con el periódico The Sun, en abril pasado, el hijo mayor del Príncipe Carlos y la fallecida Lady Di, dio positivo a coronavirus. Pero a diferencia de su padre, el heredero decidió mantenerlo en secreto para evitar un impacto en la nación que en aquel momento vivía un encierro total

El COVID-19 ha golpeado al mundo entero, incluida la familia real. En abril pasado, se dio a conocer que el Príncipe William, hijo de la Reina Isabel II, había contraído el virus por lo que se resguardó un tiempo lejos de la monarquía, tras recuperarse, regresó a sus deberes reales. Lo que en aquel momento no se dijo, fue que el Príncipe William también luchó contra el coronavirus pero en secreto, esto de acuerdo con información del periódico The Sun.

Aunque el Palacio de Buckingham no ha confirmado la información hasta el momento. Fuentes cercanas a la familia real aseguran que el nieto de la Reina Isabel II mantuvo su enfermedad en absoluto hermetismo y lejos la prensa porque su padre, el Príncipe Carlos y el primer ministro del país, Boris Johnson, acababan de contraer el virus y William estaba preocupado por el impacto que podría tener en la nación dar a conocer su diagnóstico.

“William se vio muy afectado por el virus. En un momento dado, tuvo serios problemas por respirar, así que obviamente todos a su alrededor estaban muy asustados”, aseguró un testigo.

El artículo también señala que el Príncipe William, que es el siguiente en la fila para suceder a su padre en el trono, fue tratado por médicos del Palacio de Buckingham y puesto en cuarentena en la casa familiar de Anmer Hall, en Norfolk. Desde ahí continuó trabajando a distancia a través de videollamadas en compañía de su esposa, Kate Middleton.

El 16 de abril, el Príncipe William estuvo encargado de abrir el Hospital Nightingale de Birmingham a través de una videollamada y elogió al personal por su “maravilloso ejemplo”. Apenas unos días después fue filmado fuera de su casa de Anmer Hall con Kate y sus hijos George, Charlotte y Louis, en un homenaje a los profesionales de la salud. Por lo que no se conocen las fechas exactas en las que el heredero estuvo delicado de salud.