Especial/ En aquel entonces señaló a los migrantes mexicanos de ser un peligro para la nación, pues los catalogó de ser violadores y asesinos
En 2016, Donald Trump marcó su campaña para la presidencia con un incesante discurso que golpeaba a la migración ilegal

La elección por la presidencia de Estados Unidos está a un día de celebrarse, los candidatos Donald Trump (republicano) y Joe Biden (demócrata) han mantenido una campaña de promesas en diferentes ámbitos, uno de ellos la migración.

En 2016, Donald Trump marcó su campaña para la presidencia con un incesante discurso que golpeaba a la migración ilegal. En aquel entonces señaló a los migrantes mexicanos de ser un peligro para la nación, pues los catalogó de ser violadores y asesinos.

Además forjó una exitosa base electoral al prometer la construcción de un muro fronterizo“grande y hermoso” que impidiera el paso a indocumentados, el cual se extendería a lo largo de los más de 3 mil kilómetros de frontera entre México y Estados Unidos y el cual dijo sería pagado por los mexicanos.

La historia de Joe Biden no se aleja de la polémica. La administración del demócrata, Barack Obama, junto a Biden como vicepresidente del entonces mandatario, es señalada por la deportación de casi 3 millones de indocumentados durante los ocho años de gobierno.

Con una nueva carrera electoral por la presidencia de Estados Unidos en puerta, las amenazas y promesas hacia la comunidad de migrantes en el país regresan, aunque con menos ahínco que en las pasadas elecciones.

Donald Trump, sin un fiero discurso, pero sí acciones de su administración, mantiene su política antiinmigrante; en tanto que Joe Biden acerca la esperanza de la regularización ciudadana a millones de indocumentado. Estas son sus promesas de campaña:

De 2009 a julio de 2016, la administración de Obama deportó de Estados Unidos a 2 millones 858 mil 980 inmigrantes ilegales, de acuerdo con datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por su sigla en inglés).

Ahora el plan de Biden sobre la migración busca destacar “los valores de la comunidad estadounidense como una nación inmigrante”.

Ciudadanía: En su más reciente promesa, Joe Biden indicó que emprenderá una reforma migratoria para que 11 millones de migrantes irregulares consigan la ciudadanía estadounidense.

“Dentro de los primeros 100 días, voy a enviar al Congreso de Estados Unidos un camino a la ciudadanía para los más de 11 millones de migrantes indocumentados”, dijo Biden en el último debate presidencial con Donald Trump.

Separación de Familias: Como presidente, Biden ha dicho que se comprometerá a crear un sistema de migración justo y humano que ponga un freno a la separación de familias migrantes así como medidas urgentes para revertir el daño causado por Trump.

“Joe Biden comprende el dolor que sienten todas las familias de los EU, a las que se ha removido a un ser querido del país, incluso bajo la administración Obama-Biden, y cree que debemos hacerlo mejor para poner en vigor nuestras leyes de manera humana y preservar la dignidad de las familias migrantes, los refugiados y solicitantes de asilo”, indica su campaña.

DACA: Las promesas también las ofreció para sectores focalizados como los jóvenes beneficiarios de DACA o dreamers a quienes prometió legalizarlos y evitar que sean deportados, pues señaló que “ellos ya son estadounidenses”.

TPS: El Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés) para miles de venezolanos que han huido del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, es otra bandera que ha tomado la campaña de Biden a través de su compañera de fórmula Kamala Harris, quien ha prometido ofrecer este permiso que les permita residir y trabajar de manera autorizada en EU.

Refugiados: El demócrata Joe Biden prometió que reafirmará el compromiso de los Estados Unidos con los solicitantes de asilo y los refugiados, indicó que admitirá 125 mil refugiadosanuales si llega a la Casa Blanca.

Joe Biden también prometió otros cuatro puntos clave que marcarán su agenda migratoria si se convierte en presidente y que consisten en la modernización del sistema de migración de los Estados Unidos, dar la bienvenida a los migrantes en las comunidades, lidiar con las causas fundamentales de la migración irregular y finalmente implementar una revisión efectiva en las fronteras.

Trump, con paso acelerado en su agenda antiinmigración

 

A diferencia de su dura campaña contra la migración ilegal en 2016, Donald Trump, quien busca la reelección presidencial, no ha reparado en lanzar promesas o discursos de intimidación contra este fenómeno social durante la carrera 2020.

No obstante, en las últimas semanas su retórica antiinmigrante ha resaltado a través de acciones de su administración para hacer valer algunas de sus promesas de 2016 y que permiten ver que la amenaza contra los indocumentados en su gobierno persistirá.

Muro fronterizo: A cinco días de la jornada electoral, el pasado jueves 29 de octubre, el gobierno de Estados Unidos anunció que se han completado casi 644 kilómetros (400 millas) de muro en la frontera con México, tratando de mostrar avances en la que quizá fue la promesa de campaña más conocida del presidente Donald Trump hace cuatro años.

Refugiados: Trump redujo la cantidad de refugiados a ser admitidos todos los años, hasta llegar a solo 15 mil para el 2021. El Departamento de Estado justifica esta política diciendo que tiene por objetivo proteger las fuentes de trabajo de los estadounidenses durante la pandemia del coronavirus.

TPS: El gobierno de Trump dejó sin efecto otros programas humanitarios, como el Estatus de Protección Temporal (TPS) que cobijó a 400 mil personas que escaparon a desastres naturales o la violencia en sus países.

Los oriundos de países como HondurasEl SalvadorNicaraguaHaitíNepal y Siria corren peligro de ser deportados en el marco de un plan para poner fin al programa en enero.

Beneficios migratorios: La administración Trump ha solicitado requerimientos de información biométrica adicional e incluso muestras de ADN en algunos casos para determinar los beneficios migratorios. También dispuso que los patrocinadores de migrantes deben presentar años de informes bancarios y otra información financiera.

Visas: El Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento del Trabajo dijeron que nuevas normas reducirían significativamente la cantidad de visas emitidas para trabajadores extranjeros especializados, una medida bien vista por los sectores que desean reducir la migración legal.