Juan Carlos Parga, presidente del Comité Ciudadano por la Calidad y Cantidad del Agua.
Tras 12 años de trabajo, promueven proyecto ambiental creado por científicos laguneros

El Comité Ciudadano por la Calidad y Cantidad del Agua en la Laguna promoverá el uso de la tecnología de electrocoagulación para la remoción de arsénico en la Comarca Lagunera de Coahuila y Durango.

Juan Carlos Parga Torres, presidente del organismo impulsor de este proyecto ambiental, señaló que actualmente se está pugnando para que se realicen pruebas en municipios donde los niveles de agua contaminada con este metaloide están por encima de lo permitido por normas nacionales e internacionales.

Comentó que la tecnología de remoción de arsénico por electrocoagulación, a diferencia de las demás, como la filtración directa, es económica y amigable con la ecología.

“Con este método de la electrocoagulación no se usa ningún reactivo químico, pura electricidad, pero mínima…”, detalló.

Este método funciona a través de una placa de metal, que puede ser de fierro o hierro, a la cual se le inyecta energía eléctrica y este mecanismo hace que metales pesados como el arsénico, el cadmio y el flúor queden atrapados en las celdas.

“En eso no hay agua de rechazo”, explica Parga. 

Precisó que el Comité tiene una invitación del Gobierno Federal para probar la planta de electrocoagulación que fue diseñada, luego de más de 12 años de investigación, por científicos laguneros.

“Ya le mostramos la planta a Germán Martínez Santoyo, el director de Cuencas Centrales del Norte de la Conagua, y nos dijo que quería un prototipo para comunidades de Zacatecas y San Luis Potosí, comunidades como de 500 habitantes, para darles agua saludable”, indicó.

Parga Torres precisó que esta planta tiene la bondad de que puede funcionar por medio de energía solar o eólica, lo que la hace aún más sustentable.

‘SE HICIERON RICOS CON EL TEMA DE LA SALUD’

El 16 de junio de 2019, SEMANARIO publicó el gasto de más de 300 millones de pesos que hizo el gobierno de Enrique Peña Nieto en la compra e instalación de más de 30 filtros antiarsénico en La Laguna de Coahuila y que actualmente, en su mayoría, se encuentran en desuso por incosteables.

“Muchos se hicieron ricos con el tema de la salud de los laguneros, malamente. En otros países ya hay plantas de electrocoagulación, menos en México, por la corrupción”, acusa Parga.

Añade que hasta ahora ha sido “puro tiradero de dinero” en el combate del arsénico por parte del gobierno, y la gente sigue muriendo de cáncer y de diabetes debido a la ingesta del vital líquido contaminado con altas concentraciones de arsénico.

“Han desaparecido ejidos y los gobernantes dicen que no, que la gente se hace inmune al arsénico ya también, pa acabarla”.

Detalló que no solamente es el arsénico el que está afectando a la población de la Laguna, sino además cadmio, flúor y fierro, “y todo eso daña la salud…”.