Foto: Cuartoscuro
Los niños no pueden ni participar en un festejo, al igual que el resto de los niños que sí tienen a sus papás o que sí cuentan con un ingreso seguro en casa, por lo que hay una revictimización de parte del Gobierno porque se están violando los derechos de los niños

Los huérfanos de los feminicidios sufren una revictimización al celebrar el Día del Niño porque en algunos planteles escolares les cobran hasta 150 pesos por festejarlos. Esta cifra equivale a la mitad de lo que el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), les otorga mensualmente como apoyo a 
las víctimas. 

“La idea no es perjudicar a las escuelas, porque sabemos que todo está muy caro, pero se tiene que señalar que tenemos un apoyo de parte del programa Jefas de Familia de Sedesol federal que es de 300 pesos”, expuso Sandra Soto Azúa, hermana de Serymar —víctima de feminicidio el 28 de enero del año pasado en Torreón—.

Insistió en que si los menores pagan por asistir al festival del Día del Niño únicamente les quedan 150 pesos para subsistir el resto del mes, lo cual no representa ni la décima parte de los gastos en la manutención de los huérfanos. 

Es insuficiente e indigno ese apoyo que nos da el Gobierno porque los niños no pueden ni participar en un festejo, al igual que el resto de los niños que sí tienen a sus papás o que sí cuentan con un ingreso seguro en casa, por lo que hay una revictimización de parte del Gobierno porque se están violando los derechos de los niños”, dijo a VANGUARDIA

 

AUDIENCIA SIN RESPUESTA

Desde el pasado 5 de abril Sandra Soto acudió a la Oficialía de Partes en Gobierno del Estado a solicitar una audiencia con el gobernador Miguel Ángel Riquelme con el objetivo de exponer la situación actual de los menores que se encuentran en una situación de orfandad en caso de feminicidios. 

La respuesta a su petición, asegura, tendría que haberla tenido a los ocho días de haber pedido en el encuentro con el Mandatario; sin embargo, hasta ahora no ha tenido respuesta. 

Sandra también solicitó el apoyo con el alcalde de Torreón, Jorge Zermeño y del edil de Saltillo, Manolo Jiménez. De la oficina de éste último se comunicaron con ella el pasado 12 de abril para pedirle que acudiera con Patricia Moreno, titular de la Coordinación de Integración Familiar.

“Yo viajo de la Ciudad de México para atender el asunto de los huérfanos pero con personas que me puedan dar solución inmediata a resolver esta problemática con los niños en orfandad, pero si voy a viajar para que me digan que lo van a consultar, pues no me conviene hacer eso ni en tiempo ni en dinero, ni en ninguna forma, porque necesito resultados”, sostuvo la hermana de Serymar.