Foto: Tomada de Internet
La aparición de esta célula es relativamente nueva, y aunque no aparece en la lista de las escisiones del cártel de Sinaloa, es una de las más importantes para esta organización criminal

Ismael “El Mayo” Zambada ha fortalecido el poder del Cártel de Sinaloa, con células leales al grupo criminal, una de ellas es “Los Demonios”, así como con los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán, que se encuentra en una prisión estadounidense, destaca un informe de InSight Crime.

“Los Demonios” actúan como brazo armado del cártel de Sinaloa, destaca la publicación. Y no solo eso, sino que tras la detención del Juan Guadalupe Jacobo Regalado, alias “El J3” o “El Chepa”, líder de la célula criminal se descubrió una importante ruta de de la droga y de armas que opera entre Nogales Sonora y Phoenix, Arizona.

Por lo que fueron alertadas las autoridades de Estados Unidos de los movimientos que tiene el cártel de Sinaloa, con las células criminales.

Foto: Tomada de Internet

“El Chepa” fue custodiado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (sedeña), de la Policía Federal y de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Fiscalía General de la República (FGR).

Los uniformados, fuertemente armados y encapuchados, lo sacan de su domicilio en Culiacán, Sinaloa, para abordarlo a un vehículo de la AIC y trasladarlo a las instalaciones de la FGR en el estado.

Tras la revelación de 'El Chepa' se confirmó que su centro de operaciones se encuentra en Nogales, Sonora, en México; mientras que en Estados Unidos opera en Tucson y Phoenix, Arizona.

Foto: Tomada de Internet

“Los Demonios” respondían particularmente a las órdenes de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”.

Actualmente, el cártel de Sinaloa estaría comandado por Ismael “El Mayo” Zambada, quien por primera vez toma el liderato de la organización criminal fuera de la sombra de “El Chapo”.

Zambada García habría dividido en cuatro alas al cártel: la primera liderada por él mismo, una más comandada por Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Loera, “Los Chapitos”; la tercera encabezada por el propio Aureliano Guzmán Loera, “El Guano”; y la última dirigida por un viejo conocido del crimen organizado: Rafael Caro Quintero, “El Narco de Narcos”.  

Asegurar la continua lealtad de estas células, cada una en su propio fortín, ha sido clave para la permanencia de El Mayo en el poder.

Con información de InSight Crime, La Opinión y La Silla Rota