Foto: Especial
Durante 2015 y 2016 la empresa Riviera Álamo, vinculada a la ahora exsecretaria de Infraestructura y Transporte, María Esther Monsiváis, recibió pagos del Gobierno de Coahuila por 21 millones de pesos sólo por concepto de bolos (dulces)

Durante 2015 y 2016 la empresa Riviera Álamo, vinculada a la ahora exsecretaria de Infraestructura y Transporte, María Esther Monsiváis, recibió pagos del Gobierno de Coahuila por 21 millones de pesos sólo por concepto de bolos (dulces), según información revelada ayer en diversos medios y documentos de la Secretaría de Finanzas consultados por VANGUARDIA.   

Según los procedimientos de Adjudicaciones Directas del Gobierno del Estado referentes al año 2015, dicha empresa le facturó al Gobierno del Estado 14 millones de pesos en “Bolos”, los que se suman a los 7 millones que ha facturado en lo que va de 2016 por ese mismo concepto.

Además, según los documentos de 2015 facturó más de 8 millones de pesos en “Utensilios de Cocina”, también facturó casi 2 millones de pesos por conceptos tan diversos como “Tinacos, Mochilas y Colchones”, además de casi un millón de pesos por concepto de “Plataforma”, sin explicar a qué se refiere esta cifra.

Esta empresa facturó 148 mil pesos por concepto de “Impermeabilizante”, lo cual de acuerdo a especialistas consultados por VANGUARDIA, equivale a impermeabilizar tres casas residenciales.

El total de los pagos a Riviera Álamo durante 2015 en 13 facturas ascienden a 24.2 millones de pesos, los que se suman a las 6 facturas de este año por un monto de 24.2 millones de pesos, casi 50 millones en total en menos de dos años.

LA EMPRESA ‘TODÓLOGA’
> La empresa Riviera Álamo, ubicada en la calle Irlanda 910, interior A, en la colonia Villa Olímpica de en Saltillo, se dedica a la construcción y urbanización, pero también la tramitación de servicios y certificados, la realización de convenios, la consultoría en maniobras portuarias y aeroportuarias y servicios aduanales, hasta la producción de granos y forrajes.

> Sin embargo entre 2015 y 2016 ha facturado sin licitación 48.4 millones de pesos al Gobierno de Coahuila por: cobijas térmicas, electrodomésticos, bolos, utensilios de cocina, mochilas y otros conceptos.